Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

La Casa de Juan Bravo en Segovia


  • Escrito por Emiliano M. Aguilera
  • Publicado en Cultura

Rescatamos una parte de un artículo que Emiliano M. Aguilera, intelectual vinculado al socialismo, publicó sobre Segovia, en la parte relativa a la Casa de Juan Bravo:

“En Segovia hay muchas casas pletóricas de prosopopeya histórica En Segovia hay muchas mansiones señoriales, que evocan tantas y tantas cosas!... Todos recordáis muchas de ellas: la de los Picos, la de los Aguilares y Contreras, la de doña Mencía del Aguila...

Pero ninguna se me antoja tan emotiva corno la de Juan Bravo, al Comunero. Está situada frente al grato pórtico de la iglesia de San Martín. Para muchos pasa inadvertida. Su entrada fué despojada de las antiguas puertas, para disponer allí, en lo que fué zaguán, un ignominioso cuchitril de relojero, de zapatero o de memorialista, que no recordamos ahora quién hay en él. Y junto a la entrada abrió la piqueta luces a un hueco que ayer usufructuó un encuadernador y hoy sirve de taller a un marmolista.

No obstante, la casa de Juan Bravo, el Comunero, a quien tan bien le va el patronímico, conserva aún mucho de su primitivo aspecto. Con las sartas de bolas de sus molduras que fijan concretamente la data del edificio; con los alcobados arcos, de grueso boncel, de su galería superior, de calada balaustrada, la casa de Juan Bravo, el más joven y apuesto de los capitanes de los Comuneros, es aún cliché astral que evoca imperiosamente un pasado. Un dramático pasado, rebeliones populares, el linchamiento de Juan Vázquez y Rodrigo de Tordesillas, procuradores del Concejo segoviano en las Cortes de Santiago y de La Coruña; el arrogante caudillaje de Padilla, Maldonado y Bravo, y, finalmente, el patíbulo alzado en la plaza Mayor de Villalar, donde termina una gesta.”

(Fuente: El Socialista, 7135, de 20 de diciembre de 1931).