Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Giménez Bartlett: "El 'procés' convirtió su novela negra en ciencia ficción"

Fotografía de archivo (22/08/2017), de la escritora Alicia Giménez Bartlett que comenzó hace dos años a escribir un nuevo caso de la comisaria de Policía Nacional Petra Delicado, un caso en el que colabora con los Mossos d'Esquadra y que ahora, afirma en una entrevista con Efe, ante la realidad que se vive en Cataluña, parece más una obra "de ciencia ficción que una novela negra". EFE Fotografía de archivo (22/08/2017), de la escritora Alicia Giménez Bartlett que comenzó hace dos años a escribir un nuevo caso de la comisaria de Policía Nacional Petra Delicado, un caso en el que colabora con los Mossos d'Esquadra y que ahora, afirma en una entrevista con Efe, ante la realidad que se vive en Cataluña, parece más una obra "de ciencia ficción que una novela negra". EFE

Alicia Giménez Bartlett comenzó hace dos años a escribir un nuevo caso de la comisaria de Policía Nacional Petra Delicado, un caso en el que colabora con los Mossos d'Esquadra y que ahora, ante la realidad que se vive en Cataluña, parece más una obra "de ciencia ficción que una novela negra".

"Mi querido asesino en serie", publicada por Destino, es la décima novela de la serie protagonizada por Petra Delicado, la inspectora que Giménez Bartlett, una de las autoras españolas más traducidas y leídas, creó en los años 90 y cuyos casos fueron adaptados también a una serie de televisión.

Este nuevo caso arranca con el hallazgo de una mujer asesinada en su domicilio con señales de una inusual violencia.

Los Mossos d'Esquadra, a los que corresponde el caso, solicitan la colaboración de la Policía Nacional, momento en el que Petra Delicado, junto a su fiel ayudante el subinspector Fermín Garzón, entrarán en la investigación, eso sí, bajo el mando de un joven oficial de la Policía autonómica.

"Me daba la impresión de que, estando en Barcelona, la comisaria debía colaborar en algún caso" con la Policía autonómica y, además, quería ver "la mirada de un policía más joven" frente a los ya maduros Delicado y Garzón, recuerda la autora en una entrevista con Efe.

"Lo que nunca hubiera pensado, ni yo ni nadie, es que ahora eso que me pareció interesante narrativamente, fuera ciencia-ficción en vez de novela negra", dice la escritora.

Sobre esta realidad, la autora confía en que la situación sea "reconducible" porque, dice, en un medio tan profesional como es un cuerpo policial, donde todo está jerarquizado, debería ser fácil.

"Es un colectivo que tendrá que adaptarse a la realidad que nos espere", asegura esta escritora nacida en Albacete pero residente en Cataluña. "La Policía está en manos de los jueces y lo que diga la Justicia es lo que tienen que llevar a cabo.

Por lo tanto un jefe de la Policía debe ser fiel a las leyes", considera Giménez Bartlett en relación a la actuación del mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero.

Tras más de dos décadas escribiendo esta serie policíaca, Giménez Bartlett recuerda que nunca proyectó el número de novelas que la compondrían y confía en que será consciente del momento en el que deba poner fin a las aventuras de Petra Delicado porque, sostiene, es "bastante autocrítica".

Cuando empezó su andadura, explica, no había policía autonómica ni existía el euro, ni los teléfonos móviles, ni internet. En estos años, lo que era un caso excepcional en la literatura policíaca, una mujer dirigiendo una investigación policial, se ha normalizado tanto en la novela como en la vida real.

"Cuando empecé a escribir la serie había solo dos comisarias en España y ahora ya no es una excepción", indica Giménez Bartlett, que ha vendido a lo largo de estos años más de 500.000 ejemplares en España y más de un millón en Italia.

Tras estas dos décadas, los seguidores de la serie se acuerdan de detalles de la comisaria "como si fuera un personaje real", lo que le da una sensación de mucha proximidad en lo que es "la solitaria vida de escritor".

Pero la considerada gran dama española del crimen ha cultivado también el ensayo con obras como "El misterio de los sexos" y "La deuda de Eva", además de recibir el Premio Nadal por "Donde nadie te encuentre" o en 2015 el Premio Planeta por la novela "Hombres desnudos".

Ahora, confiesa, se ve "mucho más serena y reflexiva" y es la primera vez en su vida en la que no sabe que escribirá a continuación.