Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Cristina Morales, nada te turbe

Introducción a Teresa de Jesús es el libro que me ha llevado a conocer a esta autora, rotunda y libre, deslumbrante, con un discurso comprometido y radical.

Vinieron después Lectura fácil y Terroristas modernos combinados con entrevistas y demás consultas en plataformas diversas para conocerla mejor. Lectura fácil es carcajeante y no es de extrañar que haya recibido premios y una gran acogida de lectores, Premio Herralde 2018 y Premio Nacional de Narrativa 2019. Para muchos el mejor libro de ese año. En Terroristas modernos nos encontramos con la siguiente cita de Enrique Tierno Galván “La conspiración tiende a ser un quehacer literario popular en el que se ejercita la imaginación”. Cristina Morales te obliga a pensar, a dudar, a dinamitar “lo que nos acorta las miras para no ver más allá de nuestras acomodadas raíces”; llega al nudo del conflicto y lo verbaliza con una coherencia exigente y responsable, exenta de retoricismos.

Bailarina, miembro de la Compañía de Danza Contemporánea. Iniciativa sexual femenina, y escritora, se atreve con temas diversos a los que les da una formulación que atraviesa como un dardo el pensamiento para llegar a cuestionarnos y a cuestionar las entrañas del sistema. Cristina Morales (Granada, 1985) tiene un registro amplio en el que se funden pensamiento y acción.

Malas palabras (2015) da pie a Introducción a Teresa de Jesús (2020):

“Soy Teresa de Jesús y aquí estoy con catorce años, viendo mi casa vaciarse. Mis hermanos Rodrigo y Hernando fueron los primeros en irse a las Indias. Los otros varones, Lorenzo, Pedro, Jerónimo y Agustín, todavía eran muy niños pero se embarcarían tiempo después. Juana contaba un año y Juan era un recién nacido. Muerta doña Beatriz, tomó la ordenación de la casa mi medio hermana María, de veintidós años, hija del primer matrimonio de don Alonso. Mi primo Diego estaba a punto de pedirme en matrimonio y yo a punto de decirlo que sí”

No debe de ser fácil ponerse en la primera persona de la santa, Cristina lo hace muy bien y sin miedo. Destaca la mujer escritora con voz literaria propia que se niega a aceptar los roles femeninos que ofrece la sociedad.

Apareced el lenguaje del Barroco con una construcción densa y una sintaxis profunda en la que brilla un léxico culto y adecuado… y esto que digo no está en contradicción con su ideología, la búsqueda para vivir en libertad con inteligencia y un alto nivel intelectual. La fundadora de las carmelitas descalzas que se negó a aceptar imposiciones y pretendió una iglesia sin clases ni pobres ni ricos. El pensamiento crítico que mueve a la acción sin indulgencias, la espiritualidad que se vive de forma trascendente. La afirmación del yo sin restricciones.

Nuestras ideas y su modo de llevarlas a cabo sufren sistemáticos intentos de violación por nuestros editores” Es terrible lo que denuncia, por fortuna escribo en un medio que no me ha censurado ni una línea ni me “ha encargado” nada; escribo con la convicción y la afirmación de mi sentir con alas y sin trabas. Me uno a ese lamento-denuncia y lo comparto.

Escribir para dar gusto, ¿no es echar más escombros sobre las ruinas, o es quizá limpiarlas y recolocarlas, haciendo como que se construye, cuando en realidad no hay edificio sino una ordenada montaña de basura? ¿Eso me queréis padre, animándome a escribir: basurera?

El compromiso en el oficio de escribir, la voz personal y original, convincente y decidida. La primera mujer en la historia de la literatura que escribe como lo hace la santa, pues combina la autobiografía y el itinerario espiritual de su vida religiosa para encararse con un poder político y social diciendo la verdad. Cristina se suma y defiende estos derechos para estar viva.

La situación de la mujer y su lucha. Se siente un escalofrío al leer esto:

La forzó dos veces. La primera fue corta porque dona Luisa era doncella y, aunque el violador se cuidaba de cuidarla, el caudal de lágrimas silenciosas de la niña doña Luisa lo enfriaron. La segunda vez lloró menos, revelándose pupila aventajada en lo único que le habían enseñado en su vida: a estarse quieta y callada”.

Me ha extrañado que no haya referencia a la película de 2007 de Ray Loriga, Teresa, el cuerpo de Cristo, en la nota a la edición.

Cuando me encuentre con Cristina, espero que pronto, suelo ir por la librería de Traficantes de Sueños, me gustaría decirle que la mística en los centros de secundaria se explica poco…y puede que mal, como ella sugiere, porque los actuales planes de educación le dan a las Humanidades y a la Literatura un espacio más pequeño que un higo. Leer para los alumnos fragmentos de la Vida de santa Teresa y la Noche oscura del alma de san Juan es estar vivos en un mundo repleto de dificultades, como leer a Garcilaso o a fray Luis, es disfrutar sin tregua.

La lectura y la escritura son nuestra salvación, como lo fueron para esa mujer universal que no se calló y no estuvo quieta.

María C. Galera fue ayudante de Don Enrique Tierno Galván. Es Doctora en Filología Hispánica y profesora de Lengua y Literatura Castellana.