Quantcast
ÚNETE

Bardem advierte en su nuevo libro de los discursos que justifican las atrocidades

El actor y escritor madrileño Carlos Bardem durante la presentación de su última novela, "Mongo Blanco", en la Semana Negra de Gijón. EFE/Juan González. El actor y escritor madrileño Carlos Bardem durante la presentación de su última novela, "Mongo Blanco", en la Semana Negra de Gijón. EFE/Juan González.

El actor y escritor madrileño Carlos Bardem ha alertado sobre los discursos que justifican atrocidades y que banalizan el mal al escribir la novela "Mongo Blanco", que este jueves ha presentado en la Semana Negra de Gijón.

En su último libro, Bardem narra la historia de Pedro Blanco, un traficante de esclavos malagueño que se convirtió en uno de los mayores negreros del siglo XIX y que, al final de su vida, en un manicomio de Barcelona, se siente culpable.

En la rueda de prensa en la que ha presentado su obra, Bardem ha dicho que esta historia advierte sobre "la banalización del mal" y ha comparado el esclavismo con el holocausto nazi.

Basada en hechos reales pero con una trama de ficción, la novela intenta iluminar la "participación de España" en el tráfico de esclavos, que "no forma parte del discurso oficial" del relato de la historia del país.

Cuando se habla de esclavos negros la imagen que se tiene es la de los campos de algodón de Estados Unidos, pero se omite la de las plantaciones de caña de azúcar en las colonias españolas, que fue de mayor magnitud, ha expuesto.

Bardem ha dicho que se cifran en 12,5 millones los esclavos africanos que fueron trasladados y vendidos en las colonias de América, una cifra que duplica a la de las víctimas del holocausto nazi.

El tráfico de esclavos era una actividad extremadamente cruel, pero "legal" en esa época, en la que cualquiera que tuviera algo de dinero compraba para su servicio o traficaba con esclavos negros como una forma de inversión, ha añadido.

El personaje de Pedro Blanco es "monstruoso", pero es un producto de una época, de un sistema económico basado en la producción con mano de obra esclava, y por eso algunas de las justificaciones que da en la novela sobre su conducta son "comprensibles".

"Pero comprender al monstruo no significa justificar la monstruosidad" ha dicho Bardem.

El autor ha afirmado que en el trasfondo de esta novela hay un mensaje que pretende alertar a los lectores sobre lo peligrosos que pueden ser los discursos que justifican las atrocidades.

"Actualmente proliferan discursos de este tipo, como los que justifican la precariedad laboral en la supuesta necesidad de reducir los costes de producción, lo que no debería ser aceptable", ha añadido.

Bardem ha dicho que su novela "no es ingenua" al estilo de las obras del género de aventuras tradicionales en las que "la muerte es algo sugerido".

En "Mongo Blanco" la muerte es explícita, está presente como algo sustancial de la realidad de la época, y el sufrimiento de los esclavos se narra sin obviar su propia crudeza, ha añadido.

El alma del protagonista, cuya vida real ha estado plagada de acontecimientos sorprendentes, queda al desnudo en los diálogos que mantiene al final de sus días con el psiquiatra que lo atiende en un manicomio. EFE.