Quantcast
ÚNETE

Nace una plataforma andaluza con 31 editoriales y 5.600 títulos

Nace plataforma andaluza con 31 editoriales y 5.600 títulos/EFE/José Méndez Nace plataforma andaluza con 31 editoriales y 5.600 títulos/EFE/José Méndez

Un grupo de 31 editoriales independientes de Andalucía ha creado una plataforma y ha elaborado un catálogo comunitario con los títulos que tienen en el mercado, que llega a las 5.612 obras, con la idea de revitalizar esta actividad y que las Administraciones tengan presente al sector editorial.

Según los datos de la plataforma, que hasta ahora reúne editoriales independientes de todas las provincias andaluzas salvo de las provincias de Granada y Córdoba, estas empresas sostienen cien empleos directos y dan trabajo de manera indirecta a más de un millar de profesionales entre traductores, maquetadores, diseñadores y técnicos en informática y comunicación, entre otros.

Entre todas ellas publican no menos de doscientos títulos al año y alcanzan una facturación anual que supera los tres millones y medio de euros.

Pese a esta relevancia cultural y económica, el sector editorial independiente andaluz --no incluye a las empresas dedicadas a la autoedición ni a las editoriales delegadas o participadas por grandes sellos editoriales de ámbito nacional o internacional-- carecía de interlocución con las Administraciones locales andaluzas ni con la autonómica.

Durante el último decenio, las editoriales andaluzas tampoco han tenido acceso a ninguna ayuda pública ni han sido consideradas como "los agentes culturales y empresariales que son", según ha dicho a Efe David González Romero, director de la editorial El Paseo, como portavoz de la plataforma editorial.

González Romero ha explicado que la iniciativa ha surgido, precisamente, durante la crisis por el coronavirus cuando para tratar de paliar los efectos del confinamiento sobre el sector cultural, la Administración local sevillana, por su parte, y la autonómica, por la suya, convocaron a los agentes culturales, entre los que no había ningún representante del sector editorial.

Algunos editores quisieron hacerse presentes en esas reuniones y, en cuanto reclamaron esa presencia, tuvieron una respuesta positiva tanto del Ayuntamiento de Sevilla como de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía.

De ese modo, en un primer momento, la plataforma se gestó a escala sevillana, pero ante la demanda de participación de otras editoriales se amplió a nivel regional, lo que explica que primero surgiera un "manifiesto" de las editoriales de Sevilla. EFE.