Quantcast
ÚNETE

El sector del libro reclama un pacto por el "valor fundamental" de la lectura

El sector del libro reclama un pacto por el "valor fundamental" de la lectura El sector del libro reclama un pacto por el "valor fundamental" de la lectura

Editores, libreros y distribuidores reunidos en la Federación de Cámaras del Libro (Fedecali) han instado al Gobierno y la oposición a hacer una apuesta decidida para alcanzar el “ansiado” Pacto por el Libro y la Lectura, y más ahora que la pandemia ha golpeado “duramente” al sector.

En una mesa redonda virtual organizada este jueves, Miguel Barrero, presidente de la Federación de Gremios de Editores de España, ha señalado que, a pesar de que las conversaciones con los diferentes grupos políticos para la activación y el fomento de la lectura en el país son buenas, el resultado es "nulo".

“Ha resultado decepcionante que no se haya adoptado ni una sola de las medidas de activación de la cadena del libro que se habían solicitado: un programa de adquisición de fondos para bibliotecas (para lo que se pidió la modificación de la ley de contratos); el lanzamiento de un bono-libro para los ciudadanos y un plan especial para impulsar el mercado exterior”, ha expuesto Barrero.

Además, desde la Federación, también pedían que se reconsideraran las fórmulas de los programas de gratuidad de libros de texto para sustituirlas por un programa de cheque-libro, ya que esta idea daría “un impulso” a las editoriales.

Por ello, desde los diferentes sectores del libro (editores, libreros y distribuidoras) creen “imprescindible” convocar una mesa redonda en la que el objetivo principal sea una estrategia a largo plazo que reconozca el valor “fundamental” que tiene la lectura y el papel en la sociedad española actual.

De esta manera la Federación reclama al Gobierno medidas que son “necesarias” para el impulso de la lectura y del sector: “Un pacto a largo plazo, como mínimo de diez años, y que sea un acuerdo multipartito y vaya más allá de una legislatura, porque no se puede convertir a un país en lector en apenas tres años”, argumenta el presidente.

La última de las condiciones que tiene que tener ese pacto es que se movilice a todo el conjunto de la sociedad: “Es necesario la ayuda de profesores, medios e instituciones de todo tipo, sean públicas o privadas”, añade.

El libro es uno de los pilares de la industria cultural española, con una facturación de alrededor de 3.000 millones de euros, tanto en el mercado interior como en el exterior. Además, se realiza una “aportación positiva a la balanza comercial española”, ya que cuentan con más de 222 filiales, especialmente en Latinoamérica.

Asimismo, desde la Federación ven “necesaria” la celebración de la Feria del Libro, ya que es el momento ideal en el que los libreros tienen la oportunidad de enseñar su fondo y no solo las novedades.

“Entendemos que este año la Feria del libro tenga que llevar unas indicaciones, pero creemos que es necesario que se celebre, ya no solo por el simple hecho de que es un evento cultural que está interiorizado en la cultura madrileña, sino porque ayuda a que la gente conozca a los libreros y sus catálogos, y más después del duro varapalo que se han llevado con el coronavirus”, opina Barrero. EFE.