ÚNETE

Los libros en cuarentena

El Ministerio de Cultura y Deporte ha difundido este jueves una guía con recomendaciones para la protección de la salud y la seguridad del personal y usuarios de las bibliotecas durante la desescalada por el coronavirus.

La guía contempla medidas de higiene y prevención, de información y condiciones del préstamo domiciliario y devolución de obras, entre ellas que, para evitar daños, los libros no se desinfectarán sino que se pondrán en cuarentena durante 14 días tras su devolución.

Las recomendaciones han sido elaboradas por la Dirección General del Libro y Fomento de la Lectura a través de la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria en base a las órdenes ministeriales del 3, 9 y 16 de mayo pasados.

FASES 0 Y 1

Desde el 18 de mayo, las bibliotecas ubicadas en territorios en Fase 0 han podido abrir determinados servicios bibliotecarios en las mismas condiciones que las bibliotecas de territorios en Fase 1.

En ambas fases no pueden llevarse a cabo actividades culturales, de estudio en sala o de préstamo interbibliotecario. Tampoco se puede acceder a los ordenadores y catálogos de uso público. Sin embargo en la Biblioteca Nacional de España y bibliotecas especializadas o con fondos antiguos, únicos o excluidos de préstamo, se permite la consulta de publicaciones excluidas de préstamo domiciliario con reducción de aforo y sólo en los casos en que se considere necesario.

Se recomiendan medidas de higiene y prevención para el personal e instalaciones, organización de turnos para facilitar la distancia de seguridad, reducción del aforo a un 30% o instalación de pantallas protectoras y marcas en el suelo para indicar al público donde colocarse.

También se contempla habilitar un espacio para depositar, durante al menos catorce días, los documentos devueltos o manipulados, entre otras medidas.

FASE 2

A partir de la Fase 2, las bibliotecas, tanto públicas como privadas, podrán llevar a cabo actividades de consulta en sala con aforo reducido a un tercio y medidas extraordinarias de limpieza y desinfección, así como el préstamo interbibliotecario.

Cada vez que un usuario abandone un puesto de lectura, éste habrá de ser limpiado y desinfectado, al igual que los ordenadores y catálogos de uso público.

Las salas infantiles permanecerán cerradas.