Quantcast
ÚNETE

Susana Vera (Premio Pulitzer): "Ninguna imagen merece arriesgar la vida"

En la imagen facilitada por Susana aparece realizando una de sus fotografías. EFE/Carlos Rosillo/Foto cedida por Susana Vera En la imagen facilitada por Susana aparece realizando una de sus fotografías. EFE/Carlos Rosillo/Foto cedida por Susana Vera

La navarra Susana Vera (Pamplona, 1974), la primera española en ganar un Premio Pulitzer de fotografía, en este caso por la cobertura que hizo Reuters de los disturbios en Hong Kong en 2019, ha asegurado a Efe que, por obtener una buena imagen, "no merece la pena arriesgar la vida".

Vera formó parte, de finales de septiembre a mediados de octubre, del equipo de Reuters que cubrió los graves disturbios que tuvieron lugar en el enclave chino. El premio ha recaído en un conjunto de 20 fotografías sacadas por 11 profesionales, entre ellos la periodista pamplonesa.

Tras hacer la doble licenciatura de Periodismo y Comunicación audiovisual en la Universidad de Navarra, Vera hizo el último año de carrera un año de intercambio con la Universidad de Missouri-Columbia (Estados Unidos).

"Yo había decidido que quería hacer prensa escrita, pero tenía créditos extras y me dieron la oportunidad de hacer un curso de iniciación al fotoperiodismo", ha explicado. "Fue un flechazo absoluto, de repente me di cuenta de que con la cámara tienes que restar ahí para poder contar las historias, tienes que ser testigo directo, y eso me enganchó".

Vera trabajó durante siete años en Estadios Unidos y, cuando regresó a España, empezó a trabajar con Reuters en Madrid, donde se dedicó a la fotografía de prensa, cubriendo ruedas de prensa en La Moncloa, partidos de Champions, manifestaciones y el resto de actos que forman parte de la agenda diaria de un medio de comunicación.

Reuters le ofreció en 2019 la posibilidad de acudir a Hong Kong para cubrir los disturbios. Aunque tenía experiencia de altercados durante el 15M o el referéndum de Cataluña, la situación en el enclave chino era especialmente grave.

Fueron jornadas de siete u ocho horas de trabajo, en las que llegaba a andar hasta 30 kilómetros diarios, con mucho calor y humedad, aguantando el peso del casco y del equipo fotográfico, y llevando una máscara de gas.

Así que, cuando les recomendaron llevar chaleco antibalas, comprobó que el mismo "te machacaba para la mitad del día". Por este motivo, ha relatado, el equipo guardaba los chalecos en coches, en tres o cuatro puntos diferentes, "por si la cosa se complicaba", pero nunca llegaron a utilizarlos. Sí guardaban todas las precauciones posibles, porque "por ninguna fotografía merece la pena arriesgar la vida".

Vera ha reconocido que, equipada con todos los elementos de protección y cubriendo los violentos disturbios de Hong Kong, hubo momentos en los que pensó: "pero qué narices estoy haciendo aquí", aunque la adrenalina "es la que hace que una parte de ti se conecte y empieces a funcionar".

Esa sensación, ha dicho, "te hace sentirte bien, porque te has lanzado a un desafío y te das cuenta de que el desafío no te está venciendo, que sabes gestionarlo".

Vera ha afirmado sobre ser la primera española en ganar un Pulitzer de fotografía que "lo de ser la primera me importa muy poco, lo de ser mujer me importa un poco más", ya que "hay muchos estudios que hablan de que la mayor parte de las portadas siguen llevando un nombre masculino, que las grandes noticias siguen siendo cubiertas por hombres, fundamentalmente blancos y de Europa y Estados Unidos".

"Es un orgullo ser parte de esa avanzadilla", ha resaltado. EFE.