Quantcast
ÚNETE

Diez libros que hablan de madres para el Día de la Madre

  • Escrito por  Carmen Naranjo
  • Publicado en Cultura
La escritora feminista estadounidense Vivian Gornick, EFE/ Zipi La escritora feminista estadounidense Vivian Gornick, EFE/ Zipi

Las relaciones entre madres e hijos, la maternidad, es uno de los temas clásicos de la literatura que se hace más vigente que nunca a principios de cada mes de mayo, cuando se acerca la celebración del Día de la Madre.

Las siguientes son diez propuestas de novelas que hablan de madres y de hijos:

.- "El verano que mi madre tuvo los ojos verdes", de Tatiana Tibuleac (Impedimenta).

"Aquella mañana en que la odiaba más que nunca, mi madre cumplió treinta y nueve años. Era bajita y gorda, tonta y fea. (...). La habría matado con medio pensamiento". A pesar de este duro inicio, esta historia está llena de poesía. Una novela sobre la muerte, la redención, la maternidad y la reconciliación.

.- "Apegos feroces" de Vivian Gornick (Sexto Piso)

.- Memorias de esta autora norteamericana, una de las voces más reconocidas del feminismo. Gornick, una mujer madura, camina con su madre, ya anciana, por las calles de Manhattan, y en el transcurso de esos paseos llenos de reproches, de recuerdos y complicidades, va desgranando el relato de la lucha de una hija por encontrar su propio lugar en el mundo.

.- "Tú no eres como otras madres", de Angelika Schrobsdorff (Periférica y Errata Naturae)

.- La autora reconstruye la vida real e inconformista de su madre, una mujer nacida en una familia de la burguesía judía de Berlín, liberada de los prejuicios de su tiempo y deseosa de casarse con un artista. Tendrá tres hijos de tres padres diferentes, fiel a las dos promesas que se hizo de joven: vivir la vida con la máxima intensidad y tener un hijo con cada hombre al que amara.

.- "Boulder", de Eva Baltasar (Literatura Random House)

.- Protagonizada por una mujer solitaria que se gana la vida como cocinera en un viejo barco mercante en medio del océano hasta que decide abandonará el mar para irse a vivir con otra mujer, Samsa, a Reikiavik, donde acabará implicándose en la gestación asistida de una pequeña. Una historia en la que la autora explora los límites entre el sexo y el amor, la maternidad y la libertad, lo animal y lo humano.

.- "Corazón que ríe, corazón que llora", de Marysé Condé (Impedimenta)

.- A caballo entre la lágrima y la sonrisa, esta novela es la conmovedora memoria de la infancia de la autora antillana, Premio Nobel alternativo de Literatura de 2018.

- "Mi madre", de Yasushi Inoue (Sexto Piso)

.- Historia de los últimos años de la madre de este escritor japonés, a la que la senilidad hizo que fuera olvidando su vida. Su hijo recogió de forma delicada su declive en unas emotivas páginas en las que muestra su amor hacia ella y la fragilidad del ser humano.

.- "A corazón abierto" de Elvira Lindo (Seix Barral)

.- Esta novela relata la historia de amor de los padres de la autora, una apasionada y tormentosa relación y cuenta cómo la personalidad desmedida de él y el corazón débil de ella marcaron el pulso de la vida de toda la familia, en un homenaje a la generación de los niños de la guerra.

.- "Una madre", de Alejandro Palomas (Siruela)

- Una madre de 65 años logra ver cumplido su sueño de reunir a toda la familia para cenar en Nochevieja, una noche intensa, llena de secretos y mentiras, de mucha risa y de confesiones . Sabe que es el momento de actuar y no está dispuesta a que nada la aparte de su cometido.

.- "La mitad de la noche", de Mayra Montero (Tusquets)

.- Un día de playa en un Biarritz de 1926, Magdalena Laparra coge a sus dos hijos y entra en el mar con la intención de ahogarse. Su hijo pequeño muere pero la niña de 7 años consigue escapar. Muchos años después la superviviente regresa al lugar para buscar respuestas a lo que hizo su madre.

.- "Hijas del Norte", de Sarah Hall (Alianza Editorial)

.- Considerada una de las mejores novelistas jóvenes del Reino Unido, esta novela distópica se ambienta en una Inglaterra desconocida, un país casi inundado, con los recursos controlados por el gobierno, y guerras en varias partes del mundo. En un escenario de precariedad y extenuante trabajo industrial, la Autoridad insiste en que todas las mujeres lleven dispositivos de contracepción. EFE.