Quantcast
ÚNETE

Ni un paso atrás!

Ante las preocupantes noticias que vemos estos últimos días, al leer los comentarios de los Obispos y párrocos de este país, unos hablando sobre la economía de los trabajadores (cuando ellos viven a base de subvenciones estatales) o con arengas de púlpito casi golpistas, muy próximas a los delitos de rebelión y anticonstitucionales a cargo de un párroco, que no ha trabajado ni un solo día de su vida, que no aporta nada a la sociedad en la que vive, que no ha cotizado a la bolsa común del estado de donde los trabajadores y pensionistas reciben sus beneficios sociales, que no paga impuestos por la misma ley que los nobles medievales autorizaban sus escritos firmando “no firma porque es noble”. Ante esta situación que día a día se agrava, solo nos queda una herramienta LA EDUCACION.

El adoctrinamiento de las jóvenes generaciones es una de las máximas del estado fascista y por ende de las fuerzas políticas que se acercan a esas fuentes para medrar y alcanzar sus intereses. Por eso todos los Gobiernos de derechas que este país ha tenido desde el golpe de estado franquista tratan de acomodar las enseñanzas a sus excluyentes principios éticos, morales y religiosos, de domesticar las mentes jóvenes en lugar de hacerlas libres.

Para la consecución de estos fines, el nuevo régimen franquista nacido de la guerra imbuido de la religión dominante, no dudó en confeccionar unos programas escolares en los que las valoraciones y significado de cada época, situación o personaje histórico estaban unívoca mente establecidos.

Me preocupa profundamente que volvamos atrás en manos de partidos políticos de la más rancia derecha, que juegan a romper la Democracia aprovechándose de las herramientas que esta misma les da a través de su Constitución y sus leyes.

Me preocupa que después de esta situación de extrema dificultad a la que estamos acercándonos después de la crisis sanitaria que tantas consecuencias nos va a traer, las personas dejen de pensar, dejen de aplicar su libre criterio de electores y se dejen llevar por los cantos de sirena de los populacheros. No quisiera tener que volver a ver a los docentes siguiendo normas como esta:

Los Profesores deberán tener cuidado siempre que tengan que dar a conocer el nombre o las obras de algún autor de gran mérito literario, pero de carácter moral reprobable o de tendencias ideológicas o religiosas erróneas, de señalarlo y subrayarlo así a sus alumnos, recomendándoles la evitación de sus lecturas y poniendo bien de manifiesto el carácter de sus errores o de su inmoralidad.

Para muestra un botón, estos son algunos de los temas que formaron a nuestra juventud en los años cuarenta y que yo mismo tuve que estudiar en los años sesenta bajo el título de “Formación del Espíritu Nacional” y que se detallaban en el Cuestionario Oficial de Historia para los cursos de Bachillerato (B.O.E. De 8 de Mayo de 1939, Orden del 14 de abril de 1939).

- Época del Renacimiento: Pureza moral de la nacionalidad española, continuadora del espíritu católico de la Cristiandad medieval.

- La reforma protestante: bajo su apariencia moral y puritana, su fondo de revolución ególatra y de racionalismo disolvente”;

- Guerra de África: forja del magnífico Ejercito africano, que bajo el mando del General Franco, había de triunfar del bolchevismo.

- La II República española: los pseudo-intelectuales ambiciosos y despechados, la masonería y los financieros judíos internacionales hacen caer la monarquía.

- Sentido anti-católico, antimilitarista y anti-españolista de la Segunda República; sus desastres, sus desordenes, sus crímenes”

- Rumbos de la Cultura y de la Civilización en el siglo XX: el falso pacifismo democrático.

- El comunismo: su materialismo, su rebajamiento antihumano del hombre en máquina.

- El fascismo: su sentido nacional, espiritual, histórico, dignificador de la persona humana.

Ni un paso atrás, ni una sola concesión al dragón que quemara nuestras libertades y nuestros sueños de democracia y libertad. Ni un paso atrás ante la ignorancia y la mala intención, porque no lo dicen de verdad, lo hacen para provocar nuestra rabia y ganar presencia en sus paparruchas (1) y redes sociales. Ni un paso atrás.

(1) paparrucha o paparruchada

  1. Noticia falsa y desatinada de un suceso, esparcida entre la gente.
  2. Tontería, estupidez, cosa que se dice sin ningún sentido:
 me soltó una sarta de paparruchas.

Paco Robles está jubilado y se dedica al Partido Socialista y a la Memoria Historica, memorialista, historiador aficionado y buscador de verdades sin ser historiador universitario. Vocal de la Asociacion Granadina para la Recuperacion de la Memoria Historica AGRMH y Secretario CEP de Memoria Historica del PSOE de Granada.