LA ZURDA

Los conciertos online, una "medicina para el alma" frente al confinamiento

  • Escrito por Sergio Jiménez Foronda
  • Publicado en Cultura
Pablo Sainz Villegas, uno de los guitarristas clásicos más reconocidos actualmente a nivel internacional. EFE/ Diego Merino/ Archivo Pablo Sainz Villegas, uno de los guitarristas clásicos más reconocidos actualmente a nivel internacional. EFE/ Diego Merino/ Archivo

Los conciertos online son como "una medicina para el alma" de quienes están confinados por el coronavirus, contribuyen a "humanizar este entorno" y utilizan el lenguaje universal que es la música para unir y conectar a las personas de todo el mundo y "hacer más llevaderos estos momentos tan difíciles".

Ese es uno de los objetivos del festival-maratón de música clásica de 24 horas previsto este viernes, 27 de marzo, por streaming, denominado "La música nunca duerme" y promovido por el violenchelista alemán Jan Vogler, que reside en Nueva York y en el que participará el guitarrista riojano Pablo Sáinz Villegas, única representación española.

Sáinz Villegas (Logroño, 1977), quien se encuentra confinado en San Diego (California), ha explicado a Efe que este maratón, que se podrá seguir a través de las redes sociales de musicneversleepsnyc.com y desde las 23 horas en España, trata de ser “una gran celebración musical, de cómo los músicos se unen a estas iniciativas para celebrar la condición humana”.

Será el único guitarrista y el único español que participará en esta maratón, lo que le permitirá "compartir y celebrar" la cultura española a través de su instrumento “más significativo”, la guitarra, ya que, “a nivel internacional, España y guitarra son, prácticamente, sinónimos”.

“Nuestra intención es poner nuestro granito de arena para recordar a todas las personas que vamos a salir de esta y que vamos a hacerlo más fortalecidos y con una perspectiva del mundo diferente”, ha remarcado este guitarrista con más de una treintena de premios internacionales, para quien "la música es el lenguaje de las emociones, un lenguaje global".

En la situación de confinamiento actual, en el que el espacio de las personas se ha limitado a su casa, "uno empieza a reflexionar y, a nivel introspectivo, a mirar hacia dentro, donde, de repente, surgen todas las preguntas y, a veces, no se tienen todas las respuestas", pero "la música, de una manera totalmente orgánica, te calma y te da valores intrínsecos a su esencia”, ha subrayado este músico, "considerado el alma de la guitarra española".

Ha resaltado que celebrar “la esencia” de las personas “siempre ha sido la función” de la música, pero, en estos momentos, “hay una necesidad por toda esta incertidumbre emocional y espiritual” que se vive, circunstancias que “obligan a mirar hacia dentro de las almas y los corazones”.

La unión de varios músicos en esta iniciativa también tiene como objetivo transmitir un mensaje de que “la tormenta pasa y, al final, esos rayos de luz que van a aparecer después de la tormenta van a crear un reflejo de la realidad, que va a ser diferente de la que se tenía antes porque va a estar traducido a través de esa introspección que se ha tenido”, ha incidido.

Además, a partir del próximo día 29 y durante todos los domingos que dure el confinamiento, Sáinz Villegas retransmitirá en sus redes sociales conciertos en vivo, que se iniciarán a las 19:00 hora española y que durarán 60 minutos, con el fin de concluir a las 20:00 horas con el aplauso en homenaje a los profesionales que trabajan contra la pandemia actual.

La idea de estos conciertos es invitar a diferentes artistas cada día, como, por ejemplo, a la bailarina solista principal del Ballet de Montecarlo, Anjara Ballesteros; y "charlar un poco" con los espectadores que les vean en ese momento.

Este proyecto trata de “crear diferentes espectáculos” cada domingo para promover la unidad en este día y el acompañamiento mutuo, puesto que para el propio Sáinz Villegas supone una forma de sentirse acompañado en un momento en el que se encuentra confinado en San Diego.

También proyecta, durante su estancia en San Diego, ofrecer música en directo por internet para una organización que da servicio de unas 5.000 personas mayores de esta zona de Estados Unidos; y grabar contenido educacional para niños y jóvenes de esta población. EFE.