LA ZURDA

"Del Trastevere al paraíso", un viaje a lo más humano de las ideologías

  • Escrito por Pilar Martín.
  • Publicado en Cultura
Imágenes facilitadas por la editorial Reservoir Books del cómic "Del Trastevere al paraiso" de Felipe Hernández Cava y Antonio Santolaya. EFE Imágenes facilitadas por la editorial Reservoir Books del cómic "Del Trastevere al paraiso" de Felipe Hernández Cava y Antonio Santolaya. EFE

El historietista Felipe Hernández Cava y la ilustradora Antonia Santolaya reconocen que a lo largo de su vida han conocido a todos los personajes de "Del Trastevere al paraíso", un cómic hondo y reflexivo sobre las ideologías llevadas al extremo centrado en las Brigadas Rojas de los duros años 60 en Italia.

Valeria Stoppa, Paola Merli o Addolorata Castello, estos son los nombres que a lo largo de esta novela gráfica (Reservoir Books) adopta la protagonista de esta historia que podría ser real, aunque no lo es, no solo por su verídico contexto histórico sino porque durante el proceso de realización ambos se han "vampirizado" hasta el punto de que en todos los personajes hay parte de sus vidas.

"Valeria es como yo, tiene la misma edad, y ha vivido cosas que yo he vivido, se alimenta de mis recuerdos y también de los de Antonia", ha contado a Efe Hernández Cava, un artista que es consciente de que se ha ganado "a pulso" que le relacionen con la memoria desde que empezara a trabajar hace 50 años.

Un tiempo en el que siempre estaba en "alerta" sobre lo que estaba pasando en España: "me tocó vivir en un contexto complicado para trabajar con la memoria, el Franquismo y la Transición (...) ha habido momentos en los que no he querido saber nada de ella porque se usaba como arma arrojadiza", apunta el guionista (Madrid, 1953).

Pero ahora se ha vuelto a aliar con ella a través de un "falso alejamiento" porque junto a Santolaya esta vez se ha ido a Italia para contarnos qué pasa por la cabeza de esos que se alienan con una ideología hasta el punto de matar y amar solo por ella, como si fueran toxicómanos.

Una historia que se ha escrito y dibujado entre España e Italia, porque mientras que el que fuera director de la mítica revista "Madriz", o autor de documentales sobre ETA, daba vida al guión Santolaya dibujaba en Roma a estos personajes gracias a una beca de la Academia de España en la capital italiana.

Y ambos, por "encima de todo", lo que quieren con este libro es que, pese a la importancia que tiene el contexto, el lector vea en Valeria un personaje con "tal fuerza" que al leerlo tenga la sensación de que "no ha perdido el tiempo acompañándola".

En concreto yendo de la mano junto a ella por ese recorrido por la psicología de una persona que nace en una familia humilde, conoce a amigos fieles y otros que la abandonan, se enamora, se desilusiona, forma parte de las Brigadas Rojas, participa en un atentado y a partir de ahí se pasa el resto de su vida huyendo, cambiando de identidad con el único objetivo de alcanzar en algún momento la verdadera felicidad.

Esa que dan también reflexiones incluidas en la novela como la de Thomas Mann: "Por el bien y por el amor, el hombre no debe dar a la muerte ningún dominio sobre sus pensamientos". Porque, según Santolaya, "la ideología crea unos celos que se convierten en tu propia jaula".

Algo que también podemos comprobar en las historias reales que pasan por estas páginas, como la del activista comunista italiano Giangiacomo Feltrinelli, un "millonario revolucionario, un patrón con el que estamos familiarizado", matiza Hernández Cava.

También se pasean por estas páginas otros como Ivo, el amigo fiel que no juzga y siempre permanece al lado de Valeria, o Dante, un personaje basado en todos los "Dantes" que conoció a finales del Franquismo.

"Era gente que venía del extranjero y nos daba una serie de directrices para luego desaparecer", comenta.

Una galería de personas/personajes que se pasean por esa Italia cuya alma oscura, de luz tenue y a veces brillante ha sabido captar Santolaya, de modo que "Del Trastevere al paraíso" es desde ya una lectura obligada porque estos dos autores han diseccionado el alma del ser humano secuestrada por la ideología, algo que no nos suena tan raro en nuestros días. EFE.