Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

La Danza de los Locos muestra sus raíces del Tirol Europeo

  • Escrito por Javier Collantes
  • Publicado en Cultura
Varios participantes, vestidos con el traje tradicional, bailan la Danza de los Locos en la localidad cordobesa de Fuente Carreteros, este sábado. Como cada 28 de diciembre, la Vega cordobesa recupera una tradición de siglos que ya sólo se celebra en Fuente Carreteros, antigua aldea de Fuente Palmera y hoy municipio, la Danza de los Locos y la del Oso, cada una de ellas con su significado particular. EFE/ Salas Varios participantes, vestidos con el traje tradicional, bailan la Danza de los Locos en la localidad cordobesa de Fuente Carreteros, este sábado. Como cada 28 de diciembre, la Vega cordobesa recupera una tradición de siglos que ya sólo se celebra en Fuente Carreteros, antigua aldea de Fuente Palmera y hoy municipio, la Danza de los Locos y la del Oso, cada una de ellas con su significado particular. EFE/ Salas

Como cada 28 de diciembre, la Vega cordobesa recupera una tradición de siglos que ya sólo se celebra en Fuente Carreteros, antigua aldea de Fuente Palmera y hoy municipio, la Danza de los Locos y la del Oso, cada una de ellas con su significado particular.

Hay diferentes teorías sobre el origen de estos bailes que se dan la mano para mostrarse al mundo y tratar de ser declaradas Bien de Interés Cultural (BIC). Unos dicen que es autóctona de la tierra, ya que en otras localidades hay bailes de características similares, pero eso únicamente indicaría una semilla común que sólo tiene su reflejo en la Europa más profunda, donde a los bosques se les denomina selvas y la tradición hunde profunda sus raíces en la tierra.

Y en eso es ejemplar el Tirol, de donde procedieron los colonos italianos traídos por Carlos III en 1767, "totalmente engañados". Y es que el alcalde independiente de la localidad, José Pedrosa (Olivo), señala que las tierras prometidas ni eran tan buenas como les dijeron, ni con sólo mirarlas nacían los frutos.

Al revés, "tuvieron que trabajarlas muy duramente para sacarles rendimiento, con lo que no tenían tiempo material para pensar en fiestas", una circunstancia más que indica que esa tradición venía ya con ellos y no se la sacaron del bolsillo cuando ya vivían aquí, porque no tenían tiempo para novedades.

Basta con mirar algunos trajes regionales centroeuropeos, como el rumano, donde las vestimentas son blancas y con falda y llevan, igual que en Córdoba, dos cintas rojizas cruzadas al pecho. También en Murcia algunos varones en las fiestas tradicionales visten con traje de falda blanca y hasta en los álbumes de Tintín, concretamente en el Cetro de Ottokar, los hermanos Hernández y Fernández aparecen ataviados con un traje tremendamente similar al cordobés.

Precisamente, el alcalde, que participa en la fiesta como amaestrador del Oso y tocando el pandero, señala que una de las ventajas que va supondría el hecho de ser declarada BIC, junto a la Danza de Las Espadas, en Obejo, y la de San Isidro, en Fuente Tójar, es una mayor investigación sobre su origen, a ser posible en rincones ocultos del continente.

A partir de ahí se abre un intenso y prometedor abanico de posibilidades, entre hermanamientos, centros de interpretación o ampliación del Museo que se quiere abrir sobre esta tradición para el que se ha adquirido ya una casa en el centro del municipio.

Para ir al meollo de la cuestión, la de Los Locos representa, en opinión de la mayoría, una representación de la matanza de niños por parte de Herodes en los albores del año I de nuestra era. Por eso se representa en el Día de los Santos Inocentes.

Hay seis danzantes cada uno acompañado por un escopetero (¿quizá los soldados del rey hebreo?) que los va a buscar a sus casas y los escolta hasta la Plaza Real tras avisar de su 'hazaña' con un disparo al aire, algo que se ha recuperado este año con el permiso de la Subdelegación del Gobierno.

Lo más llamativo de todo es la figura de 'La Loquilla', que es el danzante más joven y al que los demás tratan de defender bailando a su alrededor para salvarlo de la masacre, y que bien podría representar la figura de Cristo que la evitó por aviso divino, mientras los demás infantes de dos años morían a su alrededor sin apenas haber vivido.

La del Oso es bastante más pagana. El animal representa los malos espíritus que hay que ahuyentar para que la cosecha sea buena, y, de hecho, si no fuera por al amaestrador, el animal causaría estragos entre los niños que acuden a ver la fiesta, a los que trata de asustar como hace la Diablilla de Montoro.

Es una danza mucho más extendida en el corazón de Alemania, Suiza. Austria y Hungría, que evidentemente no tiene su origen en Córdoba. En vista del éxito que tiene esta fiesta, antes también representada en otras zonas coloniales, como Fuente Palmera, La Herrería o La Carlota, la intención es que se presente en la Feria Internacional del Turismo (Fitur), en Madrid, como parte del paquete turístico cordobés dentro del expositor general de Andalucía.

Se trata, además, de una tradición muy arraigada en Fuente Carreteros (hasta el punto de que hay una escuela infantil llamada Pequeños Locos) y 'abierta', es decir que, si hasta ahora únicamente había danzantes masculinos, en el pueblo ya hay mujeres interesadas en participar, y, de hecho, la Escuela de Danzantes, donde se forja el relevo generacional de esta costumbre, hay niñas que también se forman.

Una tradición que llegó a perderse en 1965, pero que el tesón del actual presidente del Colegio Oficial de Médicos de Córdoba, Bernabé Galán, destinado como médico de familia en Fuente Palmera en 1980, merced a cuya curiosidad y afán de estudio, logró recuperar en 1982, con lo que ésta será, por tanto, la 37 edición y la primera que se celebra en Fuente Carreteros como municipio y no ya como simple aldea. Los astros parecen alinearse para que la Danza brille y destaque todavía más. EFE.