Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Un desahucio masivo para "borrar" la mayor barriada marginal de Tailandia


  • Escrito por Noel Caballero
  • Publicado en Crónicas
EFE/EPA/DIEGO AZUBEL EFE/EPA/DIEGO AZUBEL

A la sombra de los rascacielos de una lujosa zona comercial de Bangkok se asienta Khlong Toei, la mayor barriada marginal de Tailandia con alrededor de 60.000 habitantes, que ahora se enfrenta a un desahucio masivo para borrarla del mapa.

En los humildes edificios de viviendas y casas de madera que se asientan entre una maraña de estrechos callejones vertebrados por calles con un ruinoso asfalto, la vida en Khlong Toei, donde residen inmigrantes de otras provincias que trabajan como mano de obra barata en la capital, es ajena a la ostentación y opulencia de sus vecinos.

La proliferación de drogas, la inseguridad y las frecuentes inundaciones son algunos de los problemas que afronta la barriada, que nació hace 70 años al amparo del puerto de Bangkok, por entonces el más grande del país, para atraer a trabajadores.

En aquella época, las autoridades permitieron que la gente se asentara en esos terrenos, aunque nunca les dieron documentos de propiedad sobre la tierra donde levantaron sus viviendas. Con el paso de los años, Khlong Toei, al igual que el resto de la ciudad, ha crecido hasta convertirse en el enjambre de personas que es en la actualidad.

La capital de Tailandia, uno de los países con mayor nivel de desigualdad del mundo, ha experimentado años de feroz vorágine urbanística que han transformado completamente el horizonte de la metrópoli, en ocasiones a costa de expulsar de zonas céntricas de la urbe a miles de personas de clase baja.

A principios de año, la Autoridad del Puerto de Tailandia, propietaria del terreno de 320.000 metros cuadrados donde se levanta la barriada, anunció un plan para desalojar a todos los residentes y construir en la misma zona un gigantesco complejo comercial.

"Khlong Toei debe ser borrado", afirmó de manera tajante a los medios Atirat Ratanasate, viceministro de Transporte, entidad que controla la autoridad portuaria. Parco en palabras y con voz pausada, Phaithoon Prampracha, líder de una de las 26 comunidades de Khlong Toei, asegura a Efe que la gente está resignada a dejar sus hogares, pero no a cualquier precio. "No nos iremos a menos que la compensación sea la adecuada.

La gente se encuentra mal por la incertidumbre que brinda el futuro y la falta de respuestas por parte de las autoridades, que no detallan su oferta", señala Phaithoon. Para convencer a los residentes de Khlong Toei, las autoridades han propuesto trasladarles a cuatro torres de apartamentos, una concesión de tierras a las afueras de la ciudad o una cantidad indeterminada de dinero. "Nadie de la gente con la que he hablado tiene objeciones al desahucio.

Comprendemos que la tierra no es nuestra y que tendremos que mudarnos. Pero la autoridad tiene que recompensar al pueblo de manera apropiada", comenta Phaithoon. "Quieren construir (6.144) pisos de 33 metros cuadrados donde, en algunos casos, vivirían familias de 7 u 8 miembros.

Ofrecen terrenos lejanos a personas sin ahorros para levantar una nueva vivienda o hablan de compensar con dinero, pero sin decir la cantidad", lamenta a Efe Thongkham Saekwo, otro de líder comunal.

Entre papeles amontonados y aparatos de radiofrecuencia que usa como voluntario de las patrullas vecinales de seguridad, Saekwo afirma con tristeza que lo mejor para su familia es salir de la barriada: "No quiero que mi nieto tenga problema con las drogas".

La autoridad portuaria, que ya ha iniciado el estudio de un plan de negocio para el futuro desarrollo del distrito comercial, tiene marcado 2020 como fecha de inicio para la primera fase de los desahucios.

Aunque el desalojo total de la barriada marginal podría dilatarse hasta una década, aseguran desde el organismo público. Mientras tanto, en los callejones de Khlong Toei la inquietud es reinante. "Es triste porque hay gente que lleva viviendo aquí más de 40 años.

Mudarse será difícil y además es caro, para mantener el piso o pagar la nueva casa. Seguramente opte por el dinero", adelanta Noi mientras hace un parón en su pequeño puesto de barbacoa que regenta.