Quantcast
ÚNETE

Una exposición recoge la contracultura y la militancia de Miguel Benlloch

La exposición, con entrada libre, se puede ver en CentroCentro hasta el próximo 6 de octubre. EFE 	   La exposición, con entrada libre, se puede ver en CentroCentro hasta el próximo 6 de octubre. EFE

Más de cuatro décadas de trabajo plasmadas desde 'performances' a textos, además de otros materiales gráficos de proyectos, luchas y resistencias en las que Miguel Benlloch (Granada, 1954 - Sevilla, 2018) se involucró protagonizan la exposición que le dedica el espacio CentroCentro de Madrid.

"Miguel Benlloch. Cuerpo conjurado" recoge la práctica estética-política de este andaluz pionero de la 'performance' que mantuvo una oposición continua a lo normativo, reflejada ya desde su temprana militancia antifranquista y en adelante por su intervención activa en la agitación contractual de Granada.

"Desde ese movimiento él fue uno de los impulsores de la campaña anti OTAN, en la que participó muy activamente por el 'no' en el referéndum. También en estuvo implicado en la participación y creación de los frentes de liberación homosexual de Andalucía y Granada", explica a Efe Mar Villaespesa, comisaria de la exposición.

La exposición arranca con una serie de carteles del movimiento comunista, algunos de cuyos eslóganes creó Benlloch. "A la vez que estamos viendo toda esa propaganda política, en la misma sala vemos unos aspectos más festivos ya que él también participó de manera muy activa en la agitación contracultural de Granada", apunta Villaespesa.

Es la década de los 80, Benlloch junto con Juan Antonio Peinado y Mariano Martín, abre el pub Planta Baja, en el que también se harían exposiciones y obras teatrales en respuesta al anhelo ciudadano de libertad y de cultura experimental.

En este contexto, el artista granadino, deja ya de militar y vuelca toda su energía en el arte. "Inicia el 'Cutre Chou', que son una parodias cabareteras sobre acontecimientos políticos y sobre la lucha feminista y la sexualidad libre.

Esto marcará el inicio de su actividad 'performancera', señala a Efe Joaquín Vázquez, comisario de la exposición. A lo largo de cinco salas se pueden ver las diferentes obras y 'performances' del artista, volcadas en numerosas cuestiones políticas y sociales, como la guerra o la llegada de refugiados.

"La obra de Benlloch ha sido ejemplo de una creación generada al calor de lo colectivo, de la vitalidad de los grupos sociopolíticos y artísticos con los que se relacionaba", destaca Villaespesa. En la última de las salas el espectador verá un archivo-web que, por primera vez, permite el acceso al proceso de trabajo de Benlloch durante cuatro décadas.

"Los discursos de Miguel en torno a la identidad y el género se han convertido en unos referentes para muchos estudiosos, investigadores, movimientos sociales o colectivos. Son referentes en el cuestionamiento de lo normativo, en cada acción que ha ido haciendo desde los 90 hasta 2017 han ido un paso más allá contra la institucionalización", añade.

La exposición, con entrada libre, se puede ver en CentroCentro hasta el próximo 6 de octubre. La fama de Miguel Benlloch le ha llevado a que sus acciones, 'performances', 'collages', fotografías o imágenes digitales se hayan visto en espacios tan destacados como The Kitchen (Nueva York), Arteleku (San Sebastián), el CAAC de Sevilla o el Museo Picasso de Barcelona.