ÚNETE

Casi 90 conos volcánicos de Tenerife muestran un deterioro significativo

Imagen de archivo del Parque Nacional del Teide. De los casi 300 volcanes basálticos monogénicos existentes en Tenerife, 86 presentan un grado significativo de deterioro, según un estudio realizado por alumnos del IES Los Cristianos. EFE/Archivo Imagen de archivo del Parque Nacional del Teide. De los casi 300 volcanes basálticos monogénicos existentes en Tenerife, 86 presentan un grado significativo de deterioro, según un estudio realizado por alumnos del IES Los Cristianos. EFE/Archivo

De los casi 300 volcanes basálticos monogénicos existentes en Tenerife, 86 presentan un grado significativo de deterioro por la presión urbana y actividades como la extracción, según consta en un estudio peculiar: no lo han realizado geólogos profesionales, sino alumnos de bachillerato.

El estudio sobre el grado de deterioro de los conos volcánicos de Tenerife ha sido elaborado concretamente por los alumnos de segundo de bachillerato de Ciencias de la Tierra y Medioambiente dirigidos por el profesor de Biología y Geología del IES Los Cristianos, Javier Reyes.

Según ha explicado a Efe el profesor, Tenerife ocupa una posición central en el Archipiélago y se caracteriza por su gran complejidad volcanológica, de tal manera que sus materiales volcánicos subaéreos oscilan en edad entre unos 12 millones de años hasta poco más de 100 años, pues la erupción más reciente, la del Chinyero, data de 1909.

Existen unos 297 volcanes basálticos monogénicos en Tenerife, concentrados principalmente en las dorsales de Anaga (NE), Teno (NW) y Adeje (S) y para el trabajo se estudiaron con detalle los conos volcánicos que destacan en el paisaje porque presentan huellas de deterioro manifiesto por la actividad humana.

Del total de conos volcánicos estudiados, 86 (28,9%) presentan algún grado de alteración significativo y los municipios con un mayor número de volcanes deteriorados son Arona, San Miguel de Abona y Granadilla, seguidos por El Rosario y Tacoronte.

La mayoría de estos conos se concentran en municipios en los que existe mucha actividad turística, poblacional o comercial, y que por lo tanto han demandado enormes cantidades de materiales de construcción.

La mayoría de los conos alterados se sitúan por debajo de la cota de 500 metros (48 volcanes), siguiendo en abundancia los situados entre las cotas de 500-1000 metros (28 volcanes), donde se ha concentrado la mayor actividad urbanística de la isla.

La fertilidad de los terrenos volcánicos y su facilidad de moldearse concentró la actividad agraria en las zonas de medianías donde aumentan las alteraciones por aterrazamientos (43 volcanes) y con zonas de cultivos (44 volcanes), añade Javier Reyes.

Entre los 1000-1500 metros disminuye el número de volcanes deteriorados (10 volcanes) y, por encima de los 1500 metros, alejados de núcleos poblacionales y protegidos por las principales masas boscosas de la isla, "no registramos alteraciones o impactos destacables en los edificios volcánicos".