LA ZURDA

Ben Jelloun:"han destruido la identidad del árabe y acabado con su dignidad"

Tahar Ben Jellou (c), y Marie-Thérèse Blondeau (d), durante la ponencia de esta mañana en la segunda jornada de los Encuentros Literarios Albert Camus en la Sala Polivalente Albert Camus de Sant Lluís Menorca.EFE 	   Tahar Ben Jellou (c), y Marie-Thérèse Blondeau (d), durante la ponencia de esta mañana en la segunda jornada de los Encuentros Literarios Albert Camus en la Sala Polivalente Albert Camus de Sant Lluís Menorca.EFE

El escritor marroquí Tahar Ben Jelloun considera que se ha destruido la identidad del "hombre árabe" y se ha acabado con su dignidad en todos sus espacios porque se le ha negado en sus países el derecho a vivir en una democracia y en Europa se les ve como responsables del terrorismo.

Así lo ha indicado Ben Jelloun (Fez, 1944), pintor además de escritor y Premio Goncourt en 1987, en las Trobades Literarias Albert Camus que se celebran en la localidad menorquina de Sant Lluís para analizar el pensamiento del Premio Nobel de Literatura.

"No me gusta la palabra islamofobia, porque no es miedo sino odio contra el islam lo que vemos en Europa", ha dicho este autor que vive entre Marruecos y Francia, un país este último en el que ha dicho, hay un "malestar generalizado donde todo el mundo tiene miedo de todo el mundo".

En su opinión, "todo se confunde y el resultado es que el musulmán es la persona a la que hacemos responsable de todos los males".

Hasta tal punto, ha explicado el autor marroquí, que cuando se incendió la catedral parisina de Notre Dame empezó a recibir mensajes en su teléfono móvil en los que le comentaban: "esperemos no sea un árabe".

"Ya estamos en la culpa, somos los primeros en decir no he sido yo. Hemos conseguido la culpabilidad una comunidad, estigmatizarla y cada vez que ocurre una barbarie pensamos ¿será uno de los nuestros?", ha considerado Ben Jelloun.

"El miedo, el odio y el silencio están ahí", ha recalcado el autor, que ha sostenido que en la actualidad no existe el espíritu de rebelión que defendía Albert Camus y que, por el contrario, existe "la peste", ya sea "metafórica o real".

Según Ben Jelloun, "el hombre árabe no se siente bien porque está sufriendo las consecuencias del terrorismo internacional. Sabemos quien alimenta al Daesh y la injusticia es que la culpa se carga sobre los hombros de inocentes".

Y ha recalcado la tragedia de los exiliados, "personas que llegan a Europa para trabajar y dar de comer a sus familias y en ellos centramos el odio".

Por eso, ha destacado la importancia de las elecciones al Parlamento Europeo y ha advertido sobre el riesgo de que este odio y el miedo hacia el inmigrante y el islam sea utilizado por la extrema derecha.