Quantcast
EL PERIÓDICO
Edición: ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
Apóyanos ⮕

Rosa Montero: "No hice una entrevista a Gil y Gil y no la haría a Abascal"


La escritora Rosa Montero, durante la entrevista con Efe con motivo de la publicación de "El arte de la entrevista. 40 años de preguntas y respuestas". EFE 	   La escritora Rosa Montero, durante la entrevista con Efe con motivo de la publicación de "El arte de la entrevista. 40 años de preguntas y respuestas". EFE

Rosa Montero comenzó en 1978 a publicar sus entrevistas en El País Semanal, pero antes ya había otras muchas, Carrillo, Yasir Arafat, Prince, Lou Reed, Pamuk son algunos de los 2.000 personajes a los que ha retratado con palabras.

Ahora publica un libro con 28 de estos encuentros que son radiografías y "un viaje al otro", como define este género. "El arte de la entrevista", publicado por Debates, es el título del libro de Montero (Madrid 1951), hoy una de las escritoras más reconocidas y que ve ya lejos su faceta de entrevistadora de multitud de personajes.

"Solo me negué a hace una entrevista de personalidad, como las que yo hacía, a Jesús Gil y Gil, y ahora tampoco lo haría a Santiago Abascal, el de Vox, explica en una entrevista con Efe. "No me negué a hacer una entrevista a Jesús Gil en plan informativo, pero no me parecía bien en aquel entonces darle a Gil y Gil un espacio tan rimbombante en una entrevista de profundidad para el Semanal, y ahora tampoco.

De todas formas, ya no haría ninguna entrevista a nadie, ese tiempo terminó, y creo que es un arte que se está perdiendo", argumenta la escritora que acaba de recoger el Premio Nacional de las Letras.

El libro de entrevistas, que coincide en las librerías con su reciente novela "Los tiempos del odio" (Seix barral) recoge 28 extensas conversaciones con personajes, además de los ya citados, aparecen Paul McCartney, Doris Lessing, Prince, Almodóvar, Margaret Thatcher o Cortázar, entre otros, pero podrían haber sido muchos más si no se hubiera desecho de la caja donde su madre iba guardando lo que publicaba su hija.

Un hecho que hoy lamenta la periodista. "Me da una pena que me mata, porque estaba todo", dice. Entrevistas hechas con tiempo y profundidad, algo que hoy falta, añade. "Ha cambiado el tiempo que tenemos para relacionarnos con el mundo.

Vamos a toda pastilla y hemos pedido la capacidad de concentración", subraya. "Pero es una pena que ahora no tengamos más entrevistas de personalidad, porque en el mundo digital se podrían hacer entrevistas larguísimas, ya que hay menos problemas de espacio, pero parece ser que no tenemos espacio temporal en la cabeza", se lamenta la autora .

Para Rosa Montero, la entrevista es una de las cosas que más le gustan, porque lo que le gustan son las personas, "A mí me gustan las personas -sostiene-,tanto que es raro que me aburra alguna. Hasta a los más imbéciles, les encuentro algo.

Hay que ser muy pelma o falso para que me resulte insoportable, y la entrevista forma parte de mi relación con el mundo. Es un viaje al otro". "Un viaje a otras maneras de ser, a otras maneras de mirar el mundo.

Es un viaje a los extremos del ser, y con los personajes de mis novelas es también lo mismo: intento ver la vida desde otros lados", añade. Una de las pocas personalidades a las que le hubiera gustado entrevistar a Montero y se le escapó fue Gorbachov.

"Sí recuerdo que fue terrorífico -explica-, le perseguí durante casi dos años, en el momento en el que se estaba desmantelando la Unión Soviética y me pareció un personaje fascinante.

Era como una tragedia de personaje y le quería preguntar si estaba acabando con la Unión Soviética o era un personaje gatopardiano, de esos que quieren cambiar las cosas para que todo siga igual, que es lo que pensaba yo".

"Después de miles de persecuciones -continúa-, me dijeron que sí, que iba a hacer un viaje de Estado, y cuando llegó, se la hizo Juan Luis Cebrián, cosa que no lo he perdonado todavía", dice con una carcajada.

Que el periodista es un mero interlocutor que tiene que saber escuchar, que hay que dejar las filias y las fobias fuera, aunque la subjetividad -"en todo hasta en la publicación de una encuesta, por el lugar donde la pongas"-, es algo inevitable, y que la verdadera curiosidad es un rasgo esencial para cualquier entrevistador, son algunas de las recomendaciones de Montero.

"Un periodista como entrevistador maneja un poder increíble, porque al final la última palabra siempre es tuya, por eso hay que intentar ser prudente con el otro", concluye.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider