Quantcast
HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El circo abre las puertas a la educación en una barriada Indonesia


Un grupo de jóvenes trapecistas de Estados Unidos sube junto a acróbatas indonesios a un escenario instalado en una barriada marginal de Yakarta para demostrar que el circo también puede ser un vehículo para fomentar la educación y tolerancia.

Los diez visitantes pertenecen al Chicago CircEsteem y durante tres semanas han ensayado y convivido con los artistas de Red Nose Foundation, niños de entre 4 a 18 años del barrio Cilincing, en el norte de la capital, para actuar delante de sus familias y vecinos.

El vínculo es Dan Roberts, un artista de circo que fundó en 2008 Red Nose Foundation y que desde hace un año dirige CircEsteem, dos organizaciones dedicadas a enseñar el arte del circo para mejorar la realidad social.

"Tienen un color de piel diferente, una religión diferente, hablan un idioma diferente, tienen una cuenta bancaria diferente, pero son personas y artistas de circo igual que vosotros", dice Robins a Efe como si hablase con los estudiantes indonesios.

Durante la actuación se suceden acrobacias, malabares y comedias de payasos que provocan la sonrisas de las madres y abren de par en par los ojos de los niños más pequeños del barrio donde la ONG local terminó de construir un centro de educación en 2016.

"El circo social es el mejor tipo de circo en mi opinión, no solo reúne a gente que normalmente no se encontraría si no que también utiliza el circo como plataforma para solucionar asuntos más grandes", explica Lois Inez Plascencia, una de las artistas estadounidenses.

Fuera del colorido y pulcro edificio donde tiene lugar la actuación, la realidad en Cilincing es diferente.

En la barriada, una de las más pobres de Yakarta, las familias viven principalmente de la pesca, la venta de almejas, del menudeo o en el caso de algunos hombres como conductores de "bencak", el taxi motocarro indonesio cuyo uso está en declive.

La organización calcula que los residentes ingresan de media unos 22 dólares al mes (unos 19 euros) por recoger las almejas en la costa. El barrio es además una de las zonas amenazadas por el hundimiento de Yakarta, el 40 por ciento de la cual se encuentra por debajo del nivel del mar, aunque los vecinos prefieren destacar las mejoras en sanidad y educación.

"Antes éramos felices si los niños superaban la escuela primaria, pero ahora podemos ir a escuelas públicas que son gratis aunque el proceso de selección es duro y muchos de los niños van a la escuela secundaria", asegura Yayeh, madre de dos niños que utiliza un solo nombre como muchos en Indonesia.

Red Nose Foundation contribuye a esta formación con un programa que combina la educación formal con la artística, lo que ha permitido que nueve de sus alumnos haya logrado acceder a secundaria.

Lo hace además con profesores cristianos, musulmanes y en alguna ocasión contaron con hindúes, con los que los alumnos también comparten tiempo mientras aprenden malabarismos. "Es una táctica para combatir la intolerancia.

Si se supone que tienes que odiar a alguien y no les conoces es más fácil odiarles", dijo Roberts.

Una de las alumnas, Indri Pratama Putri, asegura que el paso por el centro le ha servido para "mejorar mi confianza y seguridad" y que a la vez le ha permitido ofrecer algo de vuelta a la comunidad en talleres en los que entrena a niños "que no saben nada de circo".

Aún así, el fundador del proyecto alerta que todavía existen muchos obstáculos para la educación de los niños de zonas desfavorecidas de Yakarta, entre ellos la corrupción.

"El problema es que el Ministerio de Educación es uno de los más corruptos del país", explica Roberts.

"El Gobierno dice este es el dinero para la escuela pero no siempre llega, y las escuelas tienen que cobrar o no pueden pagar a sus profesores o encender la electricidad", añade el artista que apunta que algunos directores de escuelas "se llenan los bolsillos".

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider