Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

De Robertis denuncia que la censura es "una cuestión institucional"

  • Escrito por Carlos Rey
  • Publicado en Cultura
Fotografía facilitada por Guillaume Belvèze.- La artista Deborah de Robertis durante su 'performance' en una exposición en París de la fotógrafa Bettina Rheims. EFE Fotografía facilitada por Guillaume Belvèze.- La artista Deborah de Robertis durante su 'performance' en una exposición en París de la fotógrafa Bettina Rheims. EFE

La artista feminista luxemburguesa afincada en Bruselas Deborah De Robertis, censurada en múltiples ocasiones por mostrarse desnuda durante sus "performance" en museos o salas de exposiciones, denunció en una entrevista a Efe que la censura es "una cuestión institucional".

"Hay una instrumentalización de la ley para censurar una determinada visión sobre el sexo femenino, existe una hipocresía que no quieren mostrar" señaló De Robertis, quien ha reflexionado sobre este aspecto desde que comenzó su carrera.

Esta artista luxemburguesa saltó a la fama en 2014, cuando, en pleno corazón del Museo de Orsay, en París, representó con su propio cuerpo el cuadro de Gustave Courbet "El Origen del mundo" delante de la obra original. "Con mi trabajo busco contar que la desnudez femenina, el sexo femenino, es natural, y todas las mujeres y todos los hombres venimos de él, es nuestro origen; es por eso que en mi primera 'performance' representé 'El Origen del mundo'", explicó De Robertis.

En esa ocasión, como sucedería en sus sucesivas apariciones en público, fue interrumpida por los guardias de seguridad del museo, quienes, tras pedirle que se retirase, terminaron por llevársela de la sala. Esta situación se repitió años más tarde, el pasado 5 de marzo, en Bruselas, donde fue invitada a participar en un evento de la organización TEDx para, precisamente, reflexionar sobre su trabajo y la censura del sexo femenino y los cuerpos de las mujeres.

"Fue una situación muy compleja, yo iba a dar una conferencia pero la gente terminó viendo una 'performance', fui desprogramada en medio de la actuación", señaló De Robertis, quien aseguró que ya había notado "el machismo de la organización" en los días previos a su intervención.

Según relató la artista, la organización le dijo antes de su conferencia que el material "tenía un carácter sexual", a lo que respondió con un texto académico de una estudiante de historia del arte que señalaba que el trabajo de De Robertis no tenía tal carácter sexual, sino que buscaba reflexionar sobre el papel de la mujer en el arte.

"Yo estaba sobre el escenario mostrando imágenes de mis obras cuando un hombre, el director del evento, quien tenía la licencia de TED para organizarlo, me tiró al suelo y me retiró a rastras de escena", lamentó De Robertis. Lo inverosímil de la situación, con una conferencia sobre censura siendo censurada, llevó a que muchos de los asistentes creyesen inicialmente que la retirada del escenario era parte de la intervención y aplaudiesen mientras las imágenes de la obra de la artista se seguían mostrando.

"TED decidió retirarle la licencia al organizador, pero para mí no es suficiente: la censura que aplicó el director está recogida en el propio reglamento de TED, una organización que dice ser vanguardista y progresista: si quisieran hacer algo, lo hubieran cambiado y me hubieran pedido disculpas inicialmente", concluyó.

En su última "performance", De Robertis intervino en una exposición de la fotógrafa Bettina Rheims en el museo del muelle Branly, en París, en la que había recogido imágenes de integrantes de Femen. "Las imágenes empleaban unos ciertos códigos sexuales que, lejos de mostrar el empoderamiento femenino, se parecían más a un anuncio machista", denunció la artista, quien ya había realizado intervenciones artísticas sobre fotografías de Rheims en el pasado.

De Robertis apareció con el torso descubierto y pintó las fotografías expuestas con un líquido rojo en una actuación que, aseguró, "podría haber hecho Femen" y "tenía un voluntad política y feminista, pero también un punto irónico".

A pesar de las dificultades que se ha encontrado para desarrollar su arte, Deborah de Robertis afirma que nunca ha pensado en retirarse. "La censura me ha hecho reflexionar y me ha reafirmado en la idea de que es importante continuar reflexionando sobre el sexo femenino", concluyó la artista.