LA ZURDA

À Punt: Los valencianos tendrán el domingo una televisión donde cabrán todos

El presidente de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC), Enrique Soriano, durante la entrevista con la Agencia EFE. EFE El presidente de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC), Enrique Soriano, durante la entrevista con la Agencia EFE. EFE

El presidente de la Corporación Valenciana de Medios de Comunicación (CVMC), Enrique Soriano, admite que el proceso para la puesta en marcha de la nueva radiotelevisión valenciana, À Punt, ha sido "un poquito más lento" de lo que todos deseaban, pero destaca que finalmente han cumplido el objetivo y este domingo los valencianos tendrán "unos medios de comunicación públicos en los que cabrán todos".

Soriano asegura, en una entrevista con la Agencia EFE, que la nueva televisión pública autonómica, que nace cuatro años y medio después del cierre de Canal 9 por el gobierno de Alberto Fabra (PP), aspira a ser "un referente para todos los valencianos", pero también fuera de la Comunidad Valenciana, pues pretende ser una televisión generalista "atractiva para todos".

"Creo que hay mucha expectación y alegría porque por fin recuperamos algo que nunca debió desaparecer", destaca Soriano, quien afirma que la nueva cadena pública debe sentirse como "algo de todos los valencianos", ya que no es "propiedad de nadie".

Soriano asegura que quieren "mirar hacia el futuro", por lo que las diferencias entre À Punt y Canal 9 las "marcarán los ciudadanos", e insiste en que apuestan por unos medios públicos "plurales, donde la información de proximidad sea fundamental, en valenciano y donde todos los ciudadanos se vean reflejados".

Cuando este domingo a las 14.30 horas comiencen las emisiones definitivas de la televisión pública, tendrán detrás una plantilla que en estos momentos la forman unas 350 personas, con el objetivo de llegar hasta los 500 trabajadores de forma progresiva, en función de las necesidades, precisa.

En la nueva cadena pública, la "columna vertebral" la constituirán los informativos, que serán exclusivamente de producción propia, ofrecerán información "desde una óptica valenciana" y proyectarán fuera de la Comunidad Valenciana los hechos más relevantes, explica Soriano.

El resto de programas, que incluirán series, concursos y ficción, se han externalizado y los han realizado productoras, lo que, según el presidente de la CVMC, ha permitido crear "muchos puestos de trabajo" y que la "estructura audiovisual" de la Comunidad Valenciana esté en estos momentos "trabajando al máximo".

Soriano destaca que la nueva radiotelevisión valenciana, a la que según el contrato programa la Generalitat destinará "como mínimo" 55 millones de euros anuales, es "de las baratas" pues aunque hay televisiones autonómicas en España con menor presupuesto, también tienen menos población y menos recursos.

Respecto a la audiencia, Soriano admite que son "conscientes de la dificultad de acceder" a ella y rehúsa marcar "un número mágico" al que aspiran, pero asegura que lo que quieren es "llegar a todos los valencianos y hacer un proyecto atractivo para que se conecten" con los medios de comunicación públicos.

Soriano desvela que todavía no ha concluido el proceso de liquidación del anterior ente, RTVV SAU, y que los liquidadores siguen siendo los titulares de la sede de la radiotelevisión en Burjassot (Valencia), aunque les han dicho que "van a acabar pronto" este proceso.

El periodo de emisiones en pruebas de la televisión, que comenzó el pasado 25 de abril, ha permitido detectar y subsanar algunas deficiencias técnicas, pero también generar expectativas, señala Soriano, pues después de "un largo periodo de tiempo" los valencianos han encontrado en sus canales contenidos tanto de archivo como nuevos en el caso de programas infantiles y juveniles.

Respecto a las instalaciones, explica que las obras de la radio en Burjassot están casi terminadas, igual que el acondicionamiento del espacio en la Ciudad de la Luz de Alicante, mientras que en Castellón se compartirá sede con RNE y en Madrid se utilizará la sede de la Forta, que asigna un lugar a cada televisión autonómica.

Desde su llegada a la Presidencia de la CVMC en octubre de 2016, afirma que "lo más complicado" ha sido el periodo de tiempo transcurrido hasta que consiguieron contar con el "personal mínimo" para iniciar los trabajos, algo que no ocurrió hasta septiembre de 2017.

Sobre el hecho de que las emisiones definitivas de la televisión coincidan con el día en que hace 70 años comenzaron las emisiones televisivas en España, indica que "los simbolismos al final se acaban construyendo", y que a partir de ahora el 10 de junio será una fecha "simbólica" para los valencianos.