HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT

Coldplay dedica a Tina Turner su deslumbrante ‘show’ de Barcelona e invita a Gipsy Kings


  • Escrito por Rosa Díaz
  • Publicado en Cultura
(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El ‘big bang’ que ha provocado este pasado miércoles Coldplay en Barcelona ha sido tan deslumbrante que su onda expansiva quizás haya llegado a Tina Turner, allá donde esté, porque a ella ha dedicado Chris Martin el primero de los cuatro baños de masas que se va a dar esta semana en España.

Procedentes del sistema planetario The Spheres, la banda más grande del firmamento pop de nuestros días ha aterrizado en el Estadio Olímpico de Barcelona dispuesta a dar “el mejor concierto de nuestras vidas”, ha dicho en español Martin, en cuanto ha aparecido sobre el escenario.

Una intención que la noticia de la muerte de Tina Turner, conocida muy poco antes, no ha ensombrecido, sino al contrario, porque tras más de dos horas de repetidas explosiones de música, color y buen rollo, los asistentes han salido convencidos de que los británicos han conseguido su objetivo.

Los Gipsy Kings, artistas invitados

Lo hubieran alcanzado, probablemente, sin ayuda de nadie, en vista de la conexión a la que músicos y publico han llegado durante la primera hora y media de concierto, pero a Coldplay le gusta que en todos los países de su gira mundial suba al escenario un artista local que los acerque todavía más a su público y en Barcelona los invitados han sido tres miembros de Gipsy Kings.

Hay que decir que la banda es francesa, aunque de ascendencia española, y que la rumba que practican tiene poco de rumba catalana, pero en Barcelona todo el mundo se sabe sus canciones y hoy han podido corear dos de las más conocidas, “Volare” y “Bamboleo”, junto al legendario vocalista Nicolas Reyes.

“Volare” ha sido una buena elección para un concierto que ha empezado con la música de “E.T. El extraterrestre” y que es la presentación de un disco que se titula “Music of the Spheres”, en referencia a planetas, satélites y otros astros esféricos.

Con la música de “ET” todavía sonando, la banda ha salido al escenario principal y su líder ha corrido por una pasarela hasta la segunda tarima, situada en el centro del recinto y rodeado de un mar rojo formado por 50.000 personas con pulseras luminosas en sus muñecas.

Estas pulseras es un recurso que Coldplay hace muchos años que utiliza en sus conciertos y que sigue siendo espectacular.

Del rojo, las pulseras han pasado al lila, azul y amarillo, hasta recorrer toda la paleta cromática mientras sonaba “Higher power” y “Adventure of a lifetime”, con todo el público saltando de alegría al ritmo de los festivos himnos de la banda.

Enseguida, el brillo de las pulseras se ha visto potenciado por los colores de las enormes pelotas que han empezado a flotar sobre el público en “Paradise” y del confeti que ha salido disparado hacia el cielo en “Something just like this”, justo después del éxtasis colectivo de “Viva la vida”, un tema muy especial para los barceloneses desde que el entrenador Pep Guardiola lo utilizó para motivar al F.C. Barcelona.

En esta primera parte también ha habido algún momento más íntimo, como cuando Martin ha dejado de correr y saltar para sentarse al piano a interpretar “The scientist” o cuando ha invitado a una espectadora a sentarse junto a él para dedicarle el tema a su madre.

La energía positiva ha seguido corriendo a raudales con “Yellow”, “Human heart”, “People of the pride”, “Clocks”, “The lightclub”, “My universe” y “A sky full of stars”, todo ello aliñado con lenguas de fuego, lásers, disfraces de alienígena y pantallas gigantes esféricas.

Tres escenarios

A los dos escenarios unidos por una pasarela que han ido alternando los músicos, se ha unido un tercero cuando han entrado en escena Gipsy Kings.

Un escenario que también ha sido el elegido por Coldplay para interpretar “Rolling on the river”, en homenaje a Tina Turner.

Han cerrado el espectáculo fuegos artificiales, “Biutyful” y una sensación de interconexión entre todos los integrantes de la especie humana que, quizás no cambiará el mundo, pero que sus habitantes parecen necesitar.

Así lo demuestran las cifras estratosféricas de espectadores que Coldplay está reuniendo en esta gira y que en España serán más de 200.000 cuando el domingo acabe el último de los cuatro conciertos programados en el Estadio Olímpico de Barcelona.