LA ZURDA

Congreso de periodismo concluye que las redes sociales no salvarán a la prensa

La periodista Pepa Bueno durante su intervención una mesa redonda junto a Ignacio Escolar, en la clausura del Congreso de Periodismo Digital que se celebra en Huesca. EFE La periodista Pepa Bueno durante su intervención una mesa redonda junto a Ignacio Escolar, en la clausura del Congreso de Periodismo Digital que se celebra en Huesca. EFE

El 19 Congreso de Periodismo Digital de Huesca ha constatado en debates y mesas redondas que las redes sociales no pueden salvar en la actualidad a la prensa a pesar de ser vehículo de transporte de la información, y que el compromiso con la verdad y la pasión por darla a conocer son esenciales.

Esta toma de posición del congreso queda reflejada en el documento de conclusiones elaborado por sus organizadores tras dos intensos días de debate en los que la lucha de la mujer por la igualdad de derechos y reivindicación del trabajo del periodista profesional se han convertido en temas centrales.

La precariedad en la profesión periodística impide que la información política, cada vez más demandada por las nuevas generaciones de lectores, se pueda desarrollar de forma adecuada y reduce a los profesionales a "bailar al son que marcan los partidos con el repiqueteo de sus tuits".

Periodistas orquesta, destaca el documento de conclusiones, cuya situación no les permite "dejar plantados" a portavoces que convocan ruedas de prensa sin preguntas o a través de pantallas de plasma.

Durante la cita se ha advertido, en relación a este punto, de que la precariedad y la "obsesión" de los medios por las cifras de audiencia dificultan la posibilidad de hacer un análisis más profundo de la situación.

Por otra parte, el congreso ha permitido establecer que la responsabilidad de los bulos y falsas noticias que se extienden como "plagas" por las redes sociales no es de éstas sino de los medios que las propagan o las fabrican.

Una situación, advirtió en una mesa de debate la directora del diario Público, Ana Pardo de Vera, que hace que en el periodismo nada sea incompatible con la mentira, ni siquiera los datos, y que exige responsabilidad por parte del profesional, como forma de contrarrestar esta situación.

Los expertos dijeron a los congresistas que las redes sociales no pueden salvar ni sustituir al periodismo dado que su negocio no es la información sino su transporte, y que "pueden cerrar el grifo de la audiencia con la misma facilidad con la que lo abrieron".

Por su parte, los profesionales del periodismo han insistido estos días en temas como la tragedia de las 180 millones de personas desplazadas por la desesperación o las guerras y en el hecho de que sólo se capta la atención cuando una de ellas muere en una playa o en una valla.

Ante esta situación, que lleva a plantear cuestiones trascendentales como el cambio climático como una "anécdota", estos profesionales se han mostrado unánimes en sus intervenciones: "Hace falta más periodismo, no menos".

También se ha reivindicado durante el congreso un periodismo dirigido a criticar y denunciar las "malas prácticas" en la profesión, así como a "desmontar bulos y disolver las mentiras a golpe de una maldita hemeroteca".

"El periodismo es pasión y compromiso", ha resaltado en la conferencia final del congreso el conocido reportero gráfico Gervasio Sánchez, claves para llevar a cabo una labor dirigida a "incomodar al poder".