HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La Humanidad y los Césares, de Roso de Luna


(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

La Editorial Masónica ha publicado, La humanidad y los césares. Suscitaciones teosóficas con motivo de la guerra actual, que es una recopilación de artículos que publicó Mario Roso de Luna en un periódico que duró poco, El Correo. Diario de Valencia. Son veinticinco artículos, entre octubre y diciembre de 1915. Allí publicó porque mantenía una relación de amistad con el redactor, José Blanco Coris, la mano derecha del director y propietario del periódico, Isidro Boronat. Después salió en la editorial Pueyo en Madrid.

Mario Roso es un conocido de los lectores de El Obrero, en cuya hemeroteca encontrarán distintos trabajos sobre su figura y obra. Roso de Luna, como nos informa la propia editorial, nació en Logrosán (Cáceres) el 15 de marzo de 1872. Ya casado y con dos hijos se trasladó con su familia a Madrid en 1904 y allí murió el 8 de noviembre de 1931. Estudió por libre en la universidad doctorándose en Derecho. También se licenció en Ciencias Físico-químicas, fue periodista profesional un tiempo y, como colaborador, le publicaron muchos artículos y libros por entregas que luego editaba, tanto en la prensa nacional como en Iberoamérica. Polígrafo activo combatió siempre el dogmatismo, ya religioso ya científico, encontrando en la teo- sofía un pensamiento ecléctico, espiritualista y razonable, convirtiéndose en su principal propagador, aunque en ocasiones fue criticado por defender una actitud más científica que devocional. Atento a cuanto en su época y en la historia había interesado a los seres humanos, amante de su patria chica y ciudadano del mundo a la vez, sigue siendo un ejemplo de compromiso intelectual y vital frente al lucro, el poder y la mediocridad.

La editorial Masónica atiene publicado otros cinco libros de Roso de Luna.

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.