Manuel Según Alonso

Funcionario del Cuerpo de Gestión de Sistemas e Información de la Administración General del estado. Actualmente destinado en el Ayuntamiento de Madrid como jefe de Unidad en la subdirección general de Comunicaciones del Organismo Autónomo Informática Ayuntamiento de Madrid (IAM). Doctor en Historia e historia del arte y territorio con la tesis “Masonería y Política en Madrid (1900-1939). Miembro del Centro de Estudios históricos de la Masonería Española (CEHME). Miembro del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid. Secretario de la sección de Ciencia, Tecnología y de la sección de Arquitectura (curso 2018-2019); vicepresidente tercero de la Agrupación Especial Ateneísta Agustín Argüelles. Libros: La quema de conventos de mayo de 1931 en el Madrid republicano. El anticlericalismo de la gasolina y la cerilla. Saarbrücken, Academia Española, 2015, y La masonería madrileña en la primera mitad del siglo XX. Madrid, Sanz y Torres. 2019 (en imprenta).

Demófilo de Buen Lozano, Gran Maestre del Gran Oriente Español entre 1926 y 1929

Si en los artículos anteriores hable de la masonería en general, en éste quisiera centrarme en una figura poco conocida, ejemplo de masón, de republicano e intelectual. Probablemente si no hubiera nacido en España, ni hubiera habido una guerra, hoy sería uno de los grandes hombres de la Historia Universal, al igual que lo hubieran sido su abuelo Fernando Lozano y su padre Odón de Buen.

Masonería española hoy (1976-2019)

1. Introducción.

No nos cansaremos de recordar que la masonería tiene como fin la transformación del individuo, hacerle amante de la libertad, la fraternidad y el progreso, pero al mismo tiempo, admitiendo que el apolitismo no puede significar un desistimiento de los problemas del país. Mantiene un espíritu democrático y trabaja en la construcción de una democracia plena. Pero, además, la masonería es un conjunto de organizaciones (obediencias y logias) de carácter iniciático, cuyo objetivo es el perfeccionamiento moral de sus miembros. Hay que decir que quiere unir a personas libres que respetan la moral natural y que quieren conocerse y trabajar juntas a pesar de la diversidad de sus opiniones religiosas y de su afiliación a partidos más o menos opuestos1.

Masonería en España entre 1728 y 1939 (1)

Este artículo quiere recoger en estas pocas líneas poco más de doscientos años de historia de la masonería española, dejando los ochenta años siguiente, para un segundo artículo.

La Regularidad Masónica como principio diferenciador

“En sus manos

Él tomó el compás de oro preparado

en la tienda eterna de Dios, para circunscribir

este universo y todas las cosas creadas:

Una punta centró y giró la otra

rodeando toda vasta profundidad oscura,

y dijo: “tan lejos lo extienda, tan lejos tus confines;

sea ésta tu Circunferencia justa, Oh Mundo”.

(John Milton, El paraíso perdido)

“Ochenta años después. El fin de un sueño”

Amargos son los días

de la vida, viviendo

sólo una larga espera

a fuerza de recuerdos.

Un día, tú ya libre

de la mentira de ellos,

me buscarás. Entonces

¿qué ha de decir un muerto?

(Luis Cernuda)

Es sabido que la masonería como señala la constitución de la obediencia masónica Grande Oriente Español (GOE) de 1934 es “un movimiento espiritual, dentro del cual tiene cabida todas las tendencias y convicciones favorables al mejoramiento moral y material del género humano. […] no se hace órgano de ninguna tendencia política o social determinada. Su misión es la de estudiar desinteresadamente todos los problemas que conciernen a la vida de la humanidad para hacer su vida más fraternal […]. No recomienda ni combate ninguna convicción religiosa1. Por tanto, establece un tipo de sociabilidad que construye un espacio original donde se estructuran redes de carácter iniciático y sociocultural en la que sus miembros pueden intercambiar ideas sobre la obra a realizar, convirtiéndose en microcosmos de libertad, basados en la libertad de pensamiento, la fraternidad masónica, valores como la secularización de la sociedad; y que ve en la República, por su carácter democrático, el ideal en donde poder desarrollar sus principios.