De Aranjuez a Virginia: los dos burros que España regaló a George Washington

  • Escrito por Jesús Valbuena
  • Publicado en Crónicas
Imagen de archivo de dos burros en una feria de burros de raza "Aszal Zamorano-leonesa". EFE/Carlos García/Archiv Imagen de archivo de dos burros en una feria de burros de raza "Aszal Zamorano-leonesa". EFE/Carlos García/Archiv

Dos burros garañones de raza zamorano-leonesa emprendieron hace 235 años un viaje de once meses que les llevó de un establo de Aranjuez a revolucionar la agricultura de un entonces incipiente Estados Unidos, un regalo que Carlos III hizo a quien poco después sería el primer presidente del país, George Washington.

Un presente que no fue una simple "anécdota", sino que partió de una petición de compra del propio Washington, consciente de la importancia que tendrían esos dos pollinos en sus plantaciones de Mount Vernon (Virginia).

El veterinario y profesor José Emilio Yanes recupera la curiosa historia en su libro "El regalo de Carlos III a George Washington. El periplo de Royal Gift", que avanza sobre el progreso entre las relaciones internacionales entre España y EEUU a través del regalo que el monarca español hizo al, poco después, mandatario del país norteamericano.

Los dos burros garañones, explica a Efe el propio Yanes, partieron del puerto de Bilbao para revolucionar la agricultura en un país que arrancaba, y que con el paso del tiempo terminaría por convertirse en la primera potencia mundial.

Tal fue la importancia que la llegada de estos dos animales tuvo en América que fue noticia destacada de todos los periódicos de la época. Tras la petición de George Washington, el rey Carlos III decidió que aquello fuera un presente de la Corona a los EEUU y mandó no uno, sino dos pollinos, porque "los reyes siempre enviaban dos ejemplares de cualquier regalo, por si uno de ellos fallaba".

En el libro, editado por Doce Calles, Yanes describe cuál fue la logística para el envío de estos dos animales a los EEUU, el periplo de once meses del hombre que los trasladó y qué personajes intervinieron en la hazaña, fechada entre 1784 y 1785, año en que los asnos llegaron a su destino.

Esa gesta se recoge en la primera parte del libro, mientras que en la segunda se hace una detallada semblanza de George Washington, al que concede "un legado importante" y con el que se asocia el hecho de la importación de aquellos dos burros tan necesarios para la producción de mulas.

"Las mulas eran muy eficientes para la agricultura, dada su alta capacidad de trabajo y el poco alimento del que requerían", señala José Emilio Yanes, que destaca que en Norteamérica "no había asnos y los que había eran malos".

"En Estados Unidos se han escrito multitud de libros sobre la figura de George Washington, pero no existe ninguno que trate sobre esta historia, ni tampoco en España", ha comentado el autor, antes de apuntar que tal hecho no se conoció de forma somera hasta 1953, gracias a un artículo aparecido en ABC.

Este hecho histórico tiene una estrecha relación con la ciudad de Aranjuez, tal y como explica el autor, ya que los dos pollinos eran de una raza, la zamorano-leonesa, muy valorada para la cría y habitual en la sección de mulas de Villamejor de la Real Yeguada de Aranjuez.

Tanto la selección de los dos animales como las gestiones para su traslado a EEUU, dirigidas por Floridablanca, se realizaron en el Real Sitio, según detalla el autor en el libro, al que ha dedicado tres años de investigación en multitud de archivos nacionales y norteamericanos.

Entre esos archivos destacan las miles de cartas que se conservan de la correspondencia del propio George Washington –"un hombre muy ordenado"– que se digitalizó a finales del siglo XX y la biblioteca del Congreso de los EEUU.

José Emilio Yanes (Camarzana de Tera, Zamora), que se confiesa como "un apasionado de la etnología animal", es licenciado en Veterinaria, miembro de los Servicios Veterinarios Oficiales, profesor asociado de la Universidad de Salamanca en el área de Producción Animal y autor de varios libros relacionados con el asno.