Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La redacción

Un homosexual en la Moncloa

Es indudable que Zapatero pasará a la historia por haberse atrevido a “legalizar” el derecho de los homosexuales a ser unos ciudadanos plenos, que desde siempre pagaron sus impuestos pero hasta entonces no podían ser matrimonio ni familia. Tomó una de esas decisiones políticas arriesgadas pero que marcan la historia en un sentido positivo: hacer el mundo mejor de lo que estaba antes. Claro que la ley del matrimonio homosexual era una medida legislativa destinada de manera directa a un colectivo concreto que, en apariencia, podría ser menor que esas masas católicas integristas enfurecidas que de la mano de Rouco y casi todo el PP (donde se mezclan el Opus y los Legionarios de Cristo) salieron a la calle a gritarle a Zapatero que era el amigo de la ETA y de los maricones, en esa histeria ridícula que produce el sectarismo en los guardianes de las esencias amenazadas.

La unidad de los grandes partidos ante el desafío soberanista es una buena noticia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, en tanto que principal partido de la Oposición en Las Cortes Generales, ofrecieron ayer una tranquilizadora imagen de buena sintonía en un momento en que el Estado se enfrenta al desafío secesionista emprendido por la Generalitat de Cataluña y los partidos que sustentan al Govern de Carles Puigdemont.

CGT culpa de la precariedad, la desigualdad y la pobreza a la nueva gramática social del empresariado y la clase política

La Confederación General del Trabajo (CGT) considera que a pesar de las últimas cifras sobre el paro de junio de 2017, que señalan un leve aumento del empleo gracias al turismo, el crecimiento de la macroeconomía y la bajada de los precios de la energía, los puestos de trabajo que se están creando actualmente siguen siendo temporales y precarios.

  • Publicado en Capital

El Supremo obliga a los bancos a pagar costas por cláusulas suelo abusivas

Los bancos deberán abonar las costas judiciales de las dos instancias previas al recurso de casación en materia de cláusulas suelo abusivas, según ha acordado en pleno el Tribunal Supremo, que ha adoptado dicha medida para evitar que los gastos del proceso causen un "efecto disuasorio" en el consumidor.

  • Publicado en Capital