Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La brecha de género de paro y horas trabajadas aumentó durante la pandemia


La brecha de género en términos de tasa de paro y de horas efectivas trabajadas aumentó durante la pandemia de la covid, según el Banco de España, que destaca, no obstante, que la disparidad en cuanto a la actividad de hombres y mujeres disminuyó.

Según un estudio sobre el impacto diferencial por sexos de la crisis del covid-19 en el mercado de trabajo español, publicado este martes por el supervisor bancario, la pandemia provocó un aumento de la tasa de paro mayor entre las mujeres que entre los hombres, lo que amplió la brecha existente.

Así, entre el cuarto trimestre de 2019 y el segundo de 2021 la tasa de paro de las mujeres creció 1,8 puntos, hasta el 17,4 %, mientras que la de los hombres lo hizo 1,2 puntos, hasta el 13,4 %, lo que hizo que la brecha subiera de 3,3 puntos a 4.

Este ensanchamiento, añade el Banco de España, fue particularmente intenso entre finales de 2019 y finales de 2020, para pasar a reducirse ligeramente en los dos últimos trimestres.

En lo que respecta a la evolución de las horas de trabajo efectivas, la caída fue especialmente intensa para las mujeres en el segundo trimestre de 2020, principalmente, por su mayor presencia en actividades más afectadas por limitaciones, como la hostelería, el comercio y las actividades artísticas y recreativas.

Desde entonces, el comportamiento de las horas trabajadas ha sido algo más favorable para las mujeres que para los hombres, lo que, sin embargo, aún no ha permitido cerrar la brecha entre ambos colectivos.

Respecto al empleo y la población activa, en los primeros trimestres de la crisis, la caída fue sensiblemente más intensa para las mujeres que para los hombres, aunque desde finales de 2020 han mostrado un comportamiento más favorable para ellas.

Aunque el recurso a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y a los ceses de actividad para autónomos afectó por igual tanto a hombres como a mujeres, su diferente composición en el mercado laboral hizo que fuera mayor el porcentaje de trabajadoras suspendidas respecto al empleo femenino total.

Así, en el promedio del segundo trimestre de 2020 las mujeres acogidas a ERTE vinculados al covid-19 supusieron un 17,9 % del total de las afiliadas en la Seguridad Social, mientras que en el caso de los hombres este porcentaje se situó en el 15,5 %.