Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El juicio contra Suu Kyi retoma las vistas tras dos meses de aplazamientos


Un tribunal birmano retomó este martes el proceso contra la derrocada líder Aung San Suu Kyi tras dos meses de aplazamientos y después de que la víspera la política de 76 años se sintiera indispuesta, indicó a Efe el equipo de abogados de la acusada.

Suu Kyi se recupera con aparente normalidad de los "mareos" que sufrió el lunes y que llevaron a anular la reanudación de las sesiones, apuntó uno de sus abogados en un mensaje. La ex consejera de Estado es juzgada por cinco variopintos delitos por un tribunal especial en Naipyidó, entre ellos incitación al odio, violación de las normas de la covid-19 e importación ilegal de "walkie-talkies".

El proceso, que tenía previsto terminar antes de final de año, ha sufrido retrasos constantes desde la última vista celebrada, el 13 de junio, debido al rebrote de la pandemia en el país, entre otros motivos. En la jornada de este martes, el tribunal procedió a analizar dos de los cinco delitos de los que se acusa a Suu Kyi y al expresidente Win Myint.

La exmandataria fue detenida el 1 de febrero por los militares que ese día tomaron el poder mediante un golpe de Estado y pusieron fin a una década de incipiente democracia en el país. Suu Kyi se encuentra bajo custodia en un lugar sin precisar y prácticamente desconectada de lo que acontece en su país, sumido en el caos político y social a raíz de la sublevación militar.

Desde entonces, el régimen golpista ha abierto varios procesos en contra de Suu Kyi, entre ellos cinco casos de presunta corrupción -cuatro en Mandalay y uno en Rangún- para los que hoy la exmandataria firmó los poderes de representación de su equipo de abogados.

Suu Kyi también afronta otro juicio en un tribunal en Rangún por supuestamente violar la Ley de Secretos Oficiales, un delito penado con hasta 14 años de prisión.

El Ejército justifica la toma de poder por un presunto fraude masivo durante las elecciones generales del pasado noviembre, cuyo resultado ha sido anulado y en las que el partido de Suu Kyi arrasó, como ya hizo en 2015, con el aval de observadores internacionales.

El rechazo al golpe de los militares se ha puesto de manifiesto con protestas a lo largo del país y un movimiento de desobediencia civil que ha conseguido parar la Administración y parte del sector privado.

Al menos 1.088 personas han muerto a raíz de la brutal represión ejercida por policías y soldados desde el golpe, que han disparado a matar contra manifestantes pacíficos, mientras se mantienen detenidos a casi 6.450 opositores, incluida Suu Kyi, según datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos.