Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La UE se prepara ante un G7 clave para la reforma del sistema fiscal global


La Unión Europea (UE) se prepara para una cumbre del G7 que comienza este viernes y en la que tendrá un papel destacado la reforma del sistema fiscal global acordado por los ministros de Finanzas de las principales economías del planeta.

El propio presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, aseguró este jueves en una rueda de prensa previa a la cita que uno de los puntos "clave" del encuentro será "trabajar juntos en el terreno de la prosperidad, de la fiscalidad internacional".

Michel mencionó el impuesto de sociedades y "los progresos realizados" tras la reunión de ministros de Finanzas del G7 la semana pasada.

El 5 de junio, los responsables de Finanzas del Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Canadá y Japón se pusieron de acuerdo en un tipo fiscal de sociedades de al menos el 15 % durante un encuentro en Londres.

El pacto no está todavía en vigor porque aún tiene que abordarse en la reunión del G20 -países desarrollados y emergentes- del próximo julio en Venecia. Además, la definición de grandes compañías multinacionales aún tiene que ser acordada a nivel mundial.

El objetivo del G7 es que las multinacionales paguen impuestos donde obtienen sus beneficios y no donde tienen su sede física. En la cumbre del G7 que se celebra entre el viernes y el domingo en Cornualles (Inglaterra) se espera que los mandatarios respalden lo pactado por sus ministros de Finanzas.

En esa cita, además de los líderes de las siete economías más desarrolladas del mundo, participan los presidentes de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y del Consejo Europeo, Charles Michel.

De hecho, la UE ha sido en los últimos años una de las principales partidarias de reformar el sistema fiscal internacional para adaptarlo a un entorno caracterizado por las multinacionales y la proliferación de empresas digitales, si bien algunos Estados miembros, como Irlanda, no son tan entusiastas.

También han expresado su rechazo a la reforma fiscal global Hungría y Polonia. En el caso de Dublín y otros socios comunitarios, como Países Bajos, sus impuestos de sociedades bajos atraen a grandes empresas que establecen sedes en esos territorios y declaren allí impuestos sobre sus beneficios, incluso si proceden de elevadas ventas realizadas en otros lugares.

De todas formas, Von der Leyen volvió a dar la "bienvenida" al acuerdo de los ministros de Finanzas del G7. "Es muy positivo este paso adelante, pero, por supuesto, sabemos que ahora se tiene que llevar al G20 y la OCDE", admitió la política alemana.

Los debates en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) sobre un nuevo sistema fiscal global adaptado al mundo digital y las grandes multinacionales ha cobrado impulso tras la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, después de años de bloqueo durante la presidencia de Donald Trump. Las discusiones en la OCDE tienen dos pilares.

El primero se centra en el modo de asignar un porcentaje de los beneficios de las empresas, en particular de las digitales, a ciertas jurisdicciones para que paguen impuestos donde operan aunque no tengan presencia física.

El segundo pilar busca establecer a nivel global un mínimo de tributación efectiva para las multinacionales con el fin de evitar que trasladen sus beneficios a paraísos fiscales o jurisdicciones con legislaciones más laxas. Así, pese al paso dado en el G7, las discusiones deben continuar en el G20 y la OCDE.

En paralelo, la Comisión Europea prepara una propuesta propia de impuesto sobre las grandes empresas digitales que funcione también como recurso propio para financiar el presupuesto comunitario.

Von der Leyen recalcó que el impuesto digital de la UE y la reforma del sistema fiscal global "no son contradictorios, son más complementarios porque en el desarrollo de nuestro impuesto digital nos estamos asegurando de que no sea discriminatorio y de que no haya doble imposición".

"Estamos en contacto muy estrecho con las partes interesadas relevantes. Esto será ciertamente también un tema que debatiremos en nuestra cumbre entre la UE y Estados Unidos", dijo en referencia a la reunión de los líderes comunitarios con el presidente estadounidense el próximo martes en Bruselas.

La exministra germana subrayó la importancia de avanzar y reiteró que el club comunitario apoya la propuesta global que hay sobre la mesa. "Veremos al final si hay una solución más amplia en contextos grandes, como los países de la OCDE.

Es siempre nuestra (opción) favorita", sentenció. Charles Michel destacó que la UE ha estado "en la vanguardia" del debate político sobre la reforma fiscal global, pero recordó que la fiscalidad de las empresas es una competencia nacional, si bien dijo que la UE "quiere apoyar" el pacto internacional "siempre que sea posible".

Aun así, asumió que el acuerdo del G7 no resuelve todas las cuestiones sobre el asunto fiscal.