Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Campo pide generosidad para restañar las heridas sociales en Cataluña


El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha defendido este miércoles la legalidad de los posibles indultos a los presos del "procés" ante las críticas del PP y Ciudadanos y ha destacado que restañar las heridas sociales abiertas en Cataluña exige "generosidad". 

En la sesión de control al Gobierno del pleno del Congreso, Campo ha asegurado que "no hay obstáculo legal ninguno" para indultar a los condenados -"tan legal es la concesión como la denegación"- y ha recordado que el único límite que marca la ley es que con el informe en contra del tribunal sentenciador, como ocurre en este caso, el indulto solo puede ser parcial.

Tras insistir en que él mismo comparecerá en el Congreso para explicar la decisión que se tome, ha recordado que la ley del indulto marca que se pueden otorgar por razones de "justicia, equidad o utilidad publica".

"¿Qué piensa proponer para restañar las heridas enormes que existen en la sociedad catalana, de unos catalanes contra otros y de Cataluña con España?", ha preguntado a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, después de que ésta acusara al Gobierno de aprobar indultos por "instinto de supervivencia" y abandonando a los constitucionalistas en Cataluña.

"¿Tenemos que aceptar resignados que el Gobierno nos vuelva a vender por cuatro votos en el Congreso?", ha preguntado Arrimadas. El ministro ha considerado un poco arrogante asumir que la sociedad piensa como ella, teniendo en cuenta sus últimos resultados electorales, y ha recordado que el PSOE no dudó en apoyar en su momento la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña.

"Pero tiene que mirar hacia adelante", ha añadido Campo, quien ha subrayado la necesidad de mejorar la convivencia y ha insistido en que curar las heridas sociales es un trabajo diario.

"Si no tenemos la generosidad para poder hacerlo, mal nos va a ir como sociedad", ha concluido. Campo ha tenido que escuchar también las duras críticas del portavoz de Justicia del PP, Luis Santamaría, quien le ha acusado de "pisotear la ley", le ha advertido de que quedará "como uno de los padres de la mayor traición al pueblo español" y ha afirmado que no tiene sentido apelar a la responsabilidad del pueblo español cuando el Gobierno se dirige a un callejón sin salida.

El Ejecutivo, ha dicho, debe elegir "entre la ley o quien quebranta la ley". "Me preocupa que acuda a esa mesa (con la Generalitat) con los pantalones a la altura de la zona rotular", ha añadido.

También sobre los indultos ha sido interpelada la ministra de Defensa, Margarita Robles, a quien el diputado del PP Carlos Rojas ha preguntado sobre las críticas de la presidenta del Parlament catalán, Laura Borràs, a las fuerzas armadas. "Diga alto y claro que no está de acuerdo con los indultos.

Diga claro que no se pueden producir porque usted sabe no puede aplicarse el derecho de gracia con fines políticos, es un fraude", le ha pedido Rojas.

Robles, que ha dicho que desconocía las palabras de Borràs, ha elogiado al Ejército y ha criticado que el PP se muestre como "paladín de la Justicia" cuando no renueva el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "por razones puramente partidista".

"Tengan sentido de Estado, no jueguen con la Justicia, no utilicen los indultos, no tengan como rehén al CGPJ. Cuando ustedes renueven entonces tendrán autoridad moral para hablar de otros temas", ha concluido.

Por su parte, la portavoz de JxCat, Miriam Nogueras, ha defendido en el pleno la inmunidad como eurodiputados de Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, que eludieron la acción de la justicia huyendo de España y han visto esta semana como el Tribuna General de la UE les ha otorgado de forma provisional la inmumidad parlamentaria que se les había levantado.

Campo se ha limitado a responderle que el Gobierno respeta la separación de poderes y los procedimientos y resoluciones judiciales, les gusten más o menos.

Pero no ha satisfecho a Nogueras, que ha criticado que el Gobierno se llame demócrata y no respete las resoluciones de la justicia europea que garantizan la inmunidad de unos parlamentarios que pueden moverse libremente por toda la UE menos por España.