Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

La fiscal de la CPI advierte de posibles crímenes de guerra en Jerusalén y Gaza


La fiscal jefa de la Corte Penal Internacional (CPI), Fatou Bensouda, advirtió hoy de “la posible comisión” de crímenes de guerra y de lesa humanidad en la reciente escalada de violencia en Jerusalén Oriental y Gaza.

“Mi oficina continuará monitoreando los desarrollos sobre el terreno y tomará en cuenta cualquier asunto que esté dentro de su jurisdicción”, añadió Bensouda en un comunicado.

El intercambio de fuego entre milicias palestinas de Gaza y el Ejército de Israel se intensificó este martes en la peor escalada de los últimos años, con al menos 35 palestinos muertos, entre ellos menores, y cinco víctimas mortales en Israel.

“Me hago eco de la llamada de la comunidad internacional a la calma, la moderación y el fin de la violencia”, apuntó Bensouda, que dijo seguir “con gran preocupación” los hechos ocurridos en los últimos días.

La fiscal de la CPI abrió el pasado marzo una investigación por supuestos crímenes de guerra cometidos tanto por el Ejército de Israel como por grupos armados palestinos.

En el lado israelí se investigan la continuada expansión de los asentamientos ilegales en territorios ocupados y los asesinatos de decenas de palestinos en las Marchas del Retorno sucedidas en la Franja de Gaza en 2018.

Respecto a las milicias palestinas, un informe de la Fiscalía recoge los ataques con cohetes lanzados contra Israel en varias ocasiones a lo largo de 2019.

“Recuerdo que las investigaciones de mi oficina cubrirán todas las partes y todos los hechos y pruebas relevantes para evaluar si existe responsabilidad penal individual en virtud del Estatuto de Roma”, dijo Bensouda en referencia a la carta fundacional del tribunal.

La investigación cuenta con el apoyo de la Autoridad Nacional Palestina y el rechazo de Israel, que rechaza la intervención de la CPI.

Las milicias lanzan desde Gaza 850 cohetes que Israel responde con 500 bombardeos

Las milicias palestinas de Gaza lanzaron desde el lunes 850 cohetes desde el enclave costero hacia territorio israelí, además de 200 lanzamientos fallidos, que Israel ha respondido con alrededor de 500 bombardeos, según el Ejército.

Un portavoz militar aseguró hoy que las tropas están actuando "bajo las mismas pautas" que en la Guerra de 2014 contra las milicias palestinas, en la actual escalada de violencia que ya se ha saldado con la muerte de 35 palestinos, entre ellos 12 menores, y 5 personas, una de las cuáles era adolescente, en Israel.

En cuanto "al uso de fuego (real) y reglas de enfrentamiento", el Ejército "actúa en 2014 como hoy bajo las mismas pautas. Estamos comprometidos con las reglas del conflicto, aplicamos la ley sobre conflictos y actuamos en consecuencia", agregó el mismo en una conferencia de prensa telefónica.

Según agregó, en sus ataques de represalia contra objetivos de los grupos islamistas Hamás y la Yihad Islámica, el Ejército intenta reducir "los daños colaterales" y "minimizar" las víctimas civiles.

Hasta ahora, entre los fallecidos en el enclave, hay 12 niños y tres mujeres, mientras que Israel estima que mató al menos a un veintena de milicianos.

Durante la noche, el incesante intercambio de fuego entre Israel y Gaza no cesó: aviaciones de combate realizaron un segundo ataque contra un edificio de catorce plantas en la ciudad de Gaza, tras lo que las brigadas Al Qasam -brazo militar de Hamás- lanzaron una nueva ráfaga de al menos un centenar de cohetes hacia el área metropolitana de Tel Aviv, el centro y el sur de Israel.

Las alarmas antiaéreas ya sonaron en Tel Aviv y la zona central del país ayer por la tarde, cuando las milicias lanzaron 130 cohetes en respuesta por el bombardeo de un primer edificio de 14 plantas.

Según concretó el Ejército, entre los ataques de esta noche, aviones de combate atacaron miembros del aparato de inteligencia de Hamás, entre ellos Hasan Kaogi, jefe del Departamento de Seguridad de Inteligencia Militar de Hamás, y su adjunto Wail Issa.

También bombardearon los domicilios de milicianos de alto rango del grupo, entre ellos Basa Misa, comandante de brigada en la población de Jan Yunis, u Rafah Salameh, jefe del aparato de inteligencia.