Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Los líderes europeos se comprometen a reducir desigualdades en una Europa social


Los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea (UE) se comprometieron este sábado a reducir las desigualdades en la región y desarrollar el Pilar Europeo de Derechos Sociales, que consideraron un elemento "fundamental" de la recuperación tras la pandemia.

"Estamos comprometidos con reducir las desigualdades, defender salarios justos, combatir la exclusión social y hacer frente a la pobreza", afirmaron los líderes de los Veintisiete en la Declaración de Oporto, adoptada en la Cumbre Social que concluyó hoy en la ciudad portuguesa.

En el mismo texto aseguraron que "intensificarán los esfuerzos para combatir la discriminación" y que trabajarán "de manera activa" para cerrar las brechas de género en el empleo, la remuneración y las pensiones, y para promover la igualdad y la justicia para todas las personas de la sociedad.

Asimismo, darán prioridad a las medidas de apoyo a los jóvenes "que se han visto afectados de manera muy negativa por la crisis de la COVID-19, la cual ha perturbado profundamente su participación en el mercado laboral, así como sus planes de educación y formación".

LAS POLÍTICAS SOCIALES, UN PILAR EUROPEO

La declaración subraya, además, que el Pilar Europeo de Derechos Sociales es "un elemento fundamental de la recuperación" tras la pandemia y agregaron que su implementación "fortalecerá el impulso de la Unión hacia una transición digital, verde y justa, y contribuirá a lograr una convergencia social y económica ascendente y abordar los desafíos demográficos".

El Pilar Europeo de Derechos Sociales es una compilación de veinte principios sobre igualdad de oportunidades y acceso al mercado laboral, condiciones de trabajo justas y protección social, pero sin desarrollo concreto, que se adoptó en la cumbre social de Gotemburgo (Suecia) en 2017.

Para trasladar a la realidad esos principios, la Comisión presentó en marzo un plan de acción con tres objetivos concretos y varias medidas que irá presentando en los próximos años.

Entre las metas hasta 2030, figuran ofrecer formación para el 60 % de los adultos de la UE y que al menos el 78 % de las personas con edades comprendidas entre 20 y 64 años tengan empleo.

Además, se aboga por reducir en al menos 15 millones durante la próxima década el número de personas que se encuentran en riesgo de pobreza en el club comunitario.

"Estamos decididos a seguir profundizando en la implementación del Pilar Europeo de Derechos Sociales al nivel nacional y de la UE, teniendo debidamente en cuenta las competencias respectivas y los principios de subsidiariedad y proporcionalidad", señalaron, ya que la política social está en manos de los Estados miembros.

El plan de acción de la Comisión, agrega el texto, proporciona "una orientación útil" para desarrollar el pilar en las áreas de empleo, habilidades, salud o protección social.

POLÍTICAS A EXAMEN

Los líderes europeos respaldaron que Bruselas vaya a supervisar los progresos de la aplicación del pilar mediante el Semestre Europeo, el mecanismo de la UE para coordinar las políticas sociales y económicas de los Veintisiete.

"La dimensión social, el diálogo social y la implicación activa de los agentes sociales siempre ha estado en el centro de una economía social de mercado altamente competitiva", aseveraron.

En un contexto de pandemia, apuntaron que "más que nunca, Europa debe ser el continente de la cohesión social y la prosperidad" y reafirmaron su compromiso de trabajar "por una Europa social".

A medida que se aceleran las transiciones digital y ecológica, las inversiones y reformas del fondo de recuperación europeo "situarán a la Unión y sus Estados miembros firmemente en el camino de la reforma hacia una recuperación justa, sostenible y resiliente", añade la declaración.

Los Veintisiete se comprometen a poner la educación y las capacidades "en el centro" de su acción política, también para facilitar las transiciones digital y verde.

Además, saludan las propuestas de los agentes sociales para tener en cuenta indicadores alternativos al PIB para medir el progreso económico, social y medioambiental.

A juicio del secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos (ETUC), Luca Visentini, se trata de "es un importante resultado y podría ser el principio de una Europa más justa".

"Pero gestionar los muy necesitados cambios digital y verde requiere mucho más que una mayor formación de habilidades".

"Para evitar la creación de agujeros negros de empleo en Europa, es necesario realizar una inversión masiva en la creación de empleos de calidad y nuevas industrias. Y esto debe hacerse mediante el diálogo entre el gobierno, los empleadores, los sindicatos y la sociedad civil", sentenció.