Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

El Gobierno calcula que un crudo 10 dólares más caro restaría 0,8 puntos al PIB


El Gobierno calcula que una subida del precio del petróleo que situara el barril de crudo 10 dólares más caro de lo recogido en sus previsiones restaría 0,8 puntos a su estimación de crecimiento del PIB para 2024, que actualmente es del 2,1 %.

Este escenario alternativo, en el que el barril de crudo cotizaría a 66 dólares en 2024 en lugar de a los 56 dólares que se esperan en el escenario base, es uno de los riesgos de desviación de previsiones incluidos en el Programa de Estabilidad remitido a Bruselas.

Un petróleo más caro no afectaría solo al crecimiento económico, sino que también sumaría una décima de PIB al déficit y tres décimas de PIB a la deuda calculados para 2024 -3,2 % del PIB y 112,1 % del PIB, respectivamente-.

El Gobierno también calcula cómo afectaría a sus previsiones una posible subida de los tipos de interés -un incremento de 120 puntos básicos restaría 0,6 puntos al PIB en 2024- o un mal comportamiento de las exportaciones -un crecimiento de la demanda externa 4 puntos inferior restaría 0,1 puntos al PIB en 2024-.

PENSIONES Y SALARIOS PÚBLICOS

El Programa de Estabilidad prevé que entre los años 2021 y 2024 las pensiones y los salarios de los empleados públicos se revaloricen en línea con la evolución de los precios, una de las pocas medidas no aprobadas que se han tenido en cuenta para calcular el déficit y la deuda.

Tal y como avanzó el pasado viernes la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la senda de estabilidad remitida a Bruselas -que prevé una reducción progresiva del déficit, desde el 8,4 % de este año al 3,2 % del PIB en 2024- se basa en un escenario inercial, es decir, sin medidas fiscales.

Tan solo se contemplan los cambios fiscales ya incluidos en los Presupuestos de 2021 o en leyes en tramitación, el impacto de las medidas de gasto asociadas a la pandemia -incluida la extensión de los ERTE, el cese de actividad o la incapacidad temporal, que no espera que continúe en 2022- o la posible asunción de préstamos fallidos avalados por el ICO.

Asimismo, incorpora las apuntadas subidas de pensiones, con una previsible paga compensatoria en 2022 si la inflación supera el 0,9 % este año, y del salario de los empleados públicos conforme a la inflación.