Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

La apelación fabiana en el PSOE en 1933


En distintos trabajos estamos ahondando sobre el proyecto fallido de signo fabiano en el PSOE, sobre la Escuela Nueva, y sobre la atención que en los años veinte dedicó el socialismo español al laborismo británico como alternativa a la solución comunista. Pues bien, en el verano de 1933, en el proceso en el que el PSOE se estaba radicalizando ante la constatación por parte de un sector del mismo que no se avanzaba y ante el auge de las pulsiones autoritarias y fascistas en Europa, encontramos una apelación al fabianismo en El Socialista, que queremos analizar en este breve artículo.

Así es, el periódico obrero español aludía en agosto de 1933 a algunas afirmaciones que se habían hecho en la Escuela de Verano que la Sociedad Fabiana había organizado en el condado de Surrey, y a unas declaraciones de Bernard Shaw. Y estas alusiones se hacían en clave española, claro está.

Según el periódico era frecuente que la prensa “burguesa”, la que se “disfrazaba de republicana y liberal” emitiera advertencias y consejos para que los socialistas se moderasen, porque, según estos medios los socialistas españoles eran los únicos que se alarmaban ante un peligro fascista que se aseguraba como inexistente, y que eran los únicos que hablaban de la “farsa seudodemocrática”.

Más de una vez, además, se había querido contraponer al socialismo español considerado como militante y combativo, conceptos de signo conciliador del socialismo teórico y humanista, que simbolizaría la Sociedad Fabiana.

Y por eso se insertaba un párrafo del discurso de Herbert Morrison, secretario de la Agrupación Laborista de Londres y exministro de Transportes, pronunciado en la aludida Escuela de verano:

«El Partido Laborista debe colocar el Socialismo delante de las reformas sociales, y tiene que llevar a cabo una propaganda esencialmente socialista, mucho más razonada y definida en ese sentido. Aquel socialista que imagine poder lograr reformas sociales ilimitadas dentro del sistema capitalista vive en la luna.»

Es más, se citaba al propio George Bernard Shaw, uno de los fundadores de la Sociedad Fabiana en una entrevista en su cumpleaños:

«El problema más interesante que se nos plantea en estos momentos es el de saber si nuestra civilización es o no capaz de vencer los obstáculos en su camino, de «doblar la esquina.

Muchos cambios se han producido en mi mente, y uno de ellos es el haber descubierto que nosotros, los fabianos, estábamos profundamente equivocados al creer que el Socialismo podía ser establecido por el sistema parlamentario. Hoy vemos que ello no puede ser. El Parlamento fué en sus comienzos una defensa contra la tiranía de los reyes, de los nobles y de la Iglesia. Pero su función actual queda reducida a obstaculizar toda reforma esencial. La llamada democracia está paralizada para la acción. Sólo sabe chillar cuando la atropellan.»

Hemos trabajado con el número 7657 de El Socialista, de 20 de agosto de 1933. En El Obrero (Hemeroteca) encontraremos los distintos trabajos dedicados al fabianismo y al laborismo.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.