Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

Las dificultades para organizar a las obreras: discusión en Lausanne (1931) 


En junio de 1931 tuvo lugar una reunión, que podríamos calificar de extraoficial, en Lausanne de representantes obreras de la FSI (Federación Sindical Internacional) para tratar sobre las dificultades para organizar a las obreras. La idea surgió entre dichas representantes, que habían acudido a Ginebra con motivo de la Conferencia Internacional del Trabajo. Conocemos esta reunión y lo aquí se trató gracias a Regina García García, que formaba parte de la delegación obrera española en la Oficina Internacional del Trabajo, y que desde 1930 era miembro de la familia socialista, para luego desempeñar un destacado papel en la prensa y propaganda en la guerra civil, aunque después de su paso por la cárcel se convirtiera en una ferviente franquista.

En primer lugar, habría un problema de índole económica que hacía que la mujer no diera el paso para afiliarse a una organización obrera por los bajos salarios que recibía, lo que le imposibilitaba pagar cuotas. La consejera técnica de la Delegación francesa, Chevenard, defendió, en este sentido la igualación salarial entre hombres y mujeres.

En el terreno social las dificultades parecían mayores. Las ocupaciones domésticas y los deberes de la maternidad ocupaban todo el tiempo de la mujer fuera de su horario laboral. Era materialmente imposible poder dedicarse a un compromiso sindical, aunque éste se circunscribiese exclusivamente a la asistencia a reuniones o juntas. Por eso, las sindicalistas defendieron en la reunión que esas reuniones debían celebrarse a la salida de las fábricas, porque era más fácil que una obrera pudiera sacar de su tiempo, aunque fuese media hora, a la salida, que volver a salir de su casa para la tarea sindical.

Había otro conjunto de causas que Regina García calificaba de tipo “psicológico y religioso”, y que tendrían que ver con los prejuicios derivados de la educación que había recibido la mujer. Contra esto estaría el arma de la propaganda para poner el alcance de la mujer los principios para su “redención y la redención de los suyos”.

También habría, por fin, obstáculos de “orden fisiológico”, y que hacían a la mujer más débil que el hombre, un razonamiento que desde nuestra perspectiva actual nos llama la atención, pero que también era empleado en el movimiento obrero.

Regina ponderó muy favorablemente los discursos que se pronunciaron sobre estos temas, como hemos señalado ya para el caso de la delegada francesa, pero también comentó los de las alemanas Nieviera y Gertrud Hanna.

Nieviera explicaría el alto grado organizativo alemán en relación con las trabajadoras del sector textil en Berlín, y las mejoras que iban consiguiendo gracias, precisamente, a su fuerza sindical. Regina García pensaba en la necesidad de que estos ejemplos llegasen a España.

El acto fue cerrado por Schevenels, a la sazón secretario de la FIS, con un discurso para recomendar a las trabajadoras de todos los países para que influyesen en sus organizaciones obreras para poder conseguir que en febrero de 1932 pudieran llevarse a cabo un Congreso internacional de trabajadoras, un proyecto que llevaba mucho tiempo en eso, en nada más que proyecto y que no se había podido llevar a cabo por el desinterés de muchas de las organizaciones obreras que integraban el FSI.

Esta afirmación le servía a Regina García para afirma que no sólo en España la organización sindical femenina era débil, pero eso no debía servir de consuelo.

Podemos consultar el número 6978 de El Socialista, y sobre Regina García, además de poder acercarnos a algún artículo en El Obrero sobre ella, es imprescindible acudir al Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider