Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕

En Navidad, una sonrisa


  • Escrito por Marian Giménez / Antonio Ortiz
  • Publicado en Crónicas

Una espiral de sonrisas, continente de todos los colores ha iniciado el viaje hacia la Navidad en nuestra Casa Vecinal. Se está fraguando la alegría de un árbol generoso que crece en medio de la incertidumbre de esta época oscura. Sí, será un luminoso árbol, que nos permita ver las sonrisas de niños y niñas de Tetuán, una infancia que según se establece en tratados internacionales y cartas magnas, tienen derechos. Derecho a comer, derecho a la salud, derecho a la educación, derecho al juego…

A pesar de las bofetadas y desatención política y social que estamos viviendo, la puerta se abrirá. Se abrirá a la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar. Están invitados también Papá Nöel y Sta Claus. Y cómo no, en territorio celta no puede faltar el Tronco de Yule, que anuncia el solsticio de invierno. Han confirmado su asistencia. No fallan. En su agenda son prioridad las familias y especialmente los niños y las niñas. Entienden que su sonrisa es el mejor regalo que pueden recibir todos ellos. En realidad la necesitan, para seguir existiendo. Su alimento, es el sueño inquieto y nervioso de la infancia, aguardando los juguetes, el turrón, los villancicos, la música de pandereta. Una infancia especialmente maltratada. Mientras, en otras casas, estarán llenas de regalos hasta la saciedad, de comida suntuosa y abundante. Nuestros invitados, entienden y practican la justicia social. Han recorrido mundo y han visto de todo. Por eso, llegarán a la Casa Vecinal de Tetuán, cargados de sorpresas y regalos. Nuestras navidades, no serán blancas, serán de colores. Vamos a rodear el árbol y cantaremos canciones tradicionales, villancicos, cantos paganos. Saldremos a las plazas, a espacios abiertos de nuestro barrio, donde el viento del invierno se pueda llevar al virus y al resto de virus, en forma de codicia, maltrato y desatención de la infancia y las familias más desprotegidas. Personas a las que se les cierra la puerta una y otra vez y se las condena a un destino seguro de marginación y pobreza. Sí cantaremos y comeremos turrón y mazapán. Pero sobre todas las cosas, veremos la sonrisa de los niños.

La espiral de sonrisas, es el suelo abonado de nuestros comerciantes de barrio. Tenemos que reconocerles el inmenso esfuerzo que están haciendo en estos tiempos. Y aún así, hemos recibido su solidaridad. Con alimentos, material escolar, libros. Muchos de ellos, miran directamente a nuestra Casa. Ahora les convocamos nuevamente, para que encarnen la historia de los Reyes Magos de Oriente y del resto de invitados. ¡Acercaros! ¡Traernos un cofre lleno de alegría, regalos para nuestros niños, con turrón y mazapán. Un tronco de chocolate para compartir entre todos!

Sabemos que nuestros vecinos y nuestras vecinas, responden. No os podéis imaginar la satisfacción y el orgullo de barrio, que sentimos en la Casa Vecinal de Tetuán.

Gracias. Vamos tocando todas las puertas para que la nuestra se abra por Navidad, con sonrisas.