Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Manos a la obra con #PescarDerechos: Denunciar, luchar y presionar para acabar con la precariedad y la discriminación en la industria del pescado

  • Escrito por CCOO
  • Publicado en SINDICATOS

CCOO da un impulso a la campaña que pretende poner fin a la alta temporalidad, los bajos salarios, la desigualdad y el trato diferente que sufren las mujeres en el sector que tiene las peores condiciones laborales de la industria de la alimentación y las bebidas

CCOO denunciará ante la Inspección de Trabajo el fraude en la contratación; la cesión ilegal y la discriminación salarial y profesional. También exigirá igual salario para trabajos de igual valor, reclamará planes de igualdad efectivos, impugnará las cláusulas de los convenios que mantienen la precariedad y exigirá la equiparación salarial entre los grupos profesionales de igual valor en los convenios que en la práctica están divididos por sexos. Esta es, a grandes rasgos, la hoja de ruta del sindicato para acabar con la situación que padecen miles de trabajadoras en la industria del pescado. 

Para encontrar soluciones, hay que hacerse oír y respetar. Con esa idea, CCOO de Industria se ha puesto a trabajar para hacer llegar, a organismos y a instituciones, la campaña #PescarDerechos, que ideó hace un año y que este pasado jueves presentó en Vigo en una jornada en la que participaron la directora general de Pesca, Acuicultura e Innovación Tecnológica de la Consejería del Mar de la Xunta de Galicia y una inspectora de Trabajo de Pontevedra. La primera habló de los retos del sector y la segunda desgajó las potencialidades del organismo en la desigualdad y la discriminación salarial entre mujeres y hombres.

Al acto sindical, que se celebró en el Museo del Mar y que coincidió con el Día de la Mujer Rural, también acudieron trabajadoras y trabajadores del sector. CCOO recordó que son mujeres el 66% de las 26.500 personas que trabajan en las empresas de conservas y elaborados de productos del mar. Advirtió de que copan el 77% de los contratos a tiempo parcial y apuntó que soportan los mayores porcentajes de temporalidad (un 28,2%, frente al 17,1% de los hombres). Además, padecen una brecha salarial del 29,7% y cobran los salarios más bajos de la industria alimentaria.

Para extraer suficientes conclusiones sobre la situación de la mujer, el sindicato también explicó en la jornada que ha puesto en marcha dos sistemas de valoración neutra de puestos de trabajo. El primero analiza la clasificación profesional de los cuatro convenios de la industria del pescado con el método de escalas discontinuas del Instituto Laboral de Catalunya, que avala la Organización Internacional de Trabajo. El estudio reveló que las categorías donde trabajan las mujeres están infravaloradas.

El segundo procedimiento, que todavía no ha terminado, estudia los puestos de trabajo más significativos de la industria del pescado con el método del Instituto de la Mujer. Un primer avance de la encuesta que se ha pasado a las personas trabajadoras del sector apunta la amplia brecha salarial que existe, la temporalidad, las dificultades para promocionar y que son ellas las que realizan los trabajos más duros y peor valorados.