Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El Plan de Choque contra la siniestralidad laboral no puede esperar más

  • Escrito por UGT
  • Publicado en SINDICATOS

Pese al descenso de los accidentes de trabajo en los 7 primeros meses del año, por el cese de actividad provocado por el coronavirus, 418 personas murieron por el hecho de ir a trabajar, 47 más que en el mismo periodo del año anterior (+12,7%).

Un dato muy preocupante que confirma una realidad: algo no funciona, la seguridad y salud laboral sigue siendo una cuestión de segundo orden para muchas empresas y hay que extremar la vigilancia en el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

La primera causa de los fallecimientos ha sido de nuevo los infartos y derrames cerebrales, con 126 accidentes (un 16,7% más que en el mismo periodo del año anterior), pero la causa de la muerte que ha experimentado el mayor aumento son los choques y colisiones con objetos en movimiento (27 personas han fallecido por este motivo, lo que supone un aumento de un 107,7%.

Por otro lado, persiste la infradeclaración de los accidentes de trabajo provocados por la COVID-19, entre el personal sanitario y socio-sanitario. En las Estadísticas oficiales sobre accidentes laborales únicamente se han registrado 592 casos, de los cuales 14 fueron mortales. Debemos recordar que 58.255 profesionales sanitarios se han contagiado hasta el 9 de septiembre y 63 han fallecido hasta el 5 de junio, según los datos del Ministerio de Sanidad.

UGT reclama una vez más:

· Iniciar ya una mesa de diálogo social a nivel estatal en materia de siniestralidad laboral para acordar medidas urgentes que pongan fin a esta situación.

· Articular, de forma inmediata, un Plan de Choque contra la siniestralidad laboral. Entre las líneas de este Plan de Choque no puede faltar la reducción de la incidencia de los riesgos psicosociales entre la población trabajadora ya que la primera causa de muerte durante la jornada de trabajo son los infartos y derrames cerebrales, patologías asociadas a este tipo de riesgos laborales.

· Reforzar la Inspección de Trabajo, para que pueda controlar el cumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales en los centros de trabajo, así como las medidas establecidas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la covid-19.

· Crear la figura del delegado/a territorial y el delegado/a sectoriales, para mejorar la Prevención de Riesgos Laborales en las pequeñas y medianas empresas, donde no hay representación sindical. Y es que los centros de trabajo sindicalizados son centros de trabajo más seguros.

· El sindicato seguirá denunciando la infradeclaración de los casos de coronavirus considerados como accidente de trabajo entre el personal sanitario y socio-sanitario.

· UGT urge al Gobierno a adoptar un nuevo decreto que recupere la protección laboral por contagio por el COVID-19 y reclama una vez más que el contagio por la COVID-19 sea calificado como enfermedad profesional y no como accidente de trabajo.

Otros datos:

- Hasta el mes de julio se han producido 550.791 accidentes de trabajo, un 28,7% menos que en el mismo periodo del 2019. De ellos, 263.434 accidentes laborales han causado la baja laboral (un 28,7% menos) y 287.357 no han producido baja (un 31% menos).

- De los accidentes laborales que causaron baja laboral, 232.404 tuvieron lugar durante la jornada de trabajo, descendiendo en un 27,5%. El resto, 31.030 accidentes laborales fueron registrados in itinere, descendiendo en un 36,4%.

- 217.679 accidentes con baja durante la jornada laboral se registraron entre trabajadores asalariados –lo que supone un descenso del 28,2% respecto al dato publicado para julio de 2019- y 14.725 entre trabajadores por cuenta propia, descendiendo en este caso un 16,6%.

- Durante la jornada de trabajo fallecieron 346 personas, aumentando en 54 respecto al mismo periodo de 2019 (+18,5%). 72 fallecimientos fueron in itinere, 7 menos que en hasta el mes de julio del año pasado (-8,9%).

- La incidencia de los accidentes mortales ocurridos durante la jornada laboral aumenta en un 21,5%, alcanzando los 0,273 accidentes mortales por cada 100.000 trabajadores con la contingencia de accidentes de trabajo específicamente cubierta. El sector agrario es el que presenta la mayor incidencia de los cuatro (1,059) y es el más afectado por el incremento en la siniestralidad mortal (+115,0%). Le sigue la construcción con un índice de 0,710, siendo el único de los cuatro sectores que experimenta un descenso (-16,1%), Industria con 0,552 muertes por cada 100.000 trabajadores (+53,0%) y en último lugar el sector servicios con 0,150 accidentes mortales por 100.000 trabajadores (+11,6%).

Media