Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El trabajo de las costureras de corsés en Madrid hacia 1886

Dedicamos mucha atención en este periódico al estudio de las obreras textiles entre los siglos XIX y XX, tanto sobre sus condiciones laborales y salariales, como sobre el trabajo del movimiento obrero en este sector. Pues bien, siguiendo esta línea de investigación nos acercamos a un nuevo material, fruto de una denuncia, que se realizó en El Socialista a primeros de octubre de 1886 sobre la realidad de las costureras de corsés de un establecimiento de fabricación de esta prenda en la céntrica calle madrileña de Fuencarral. Creemos que nos aporta más información sobre el trabajo femenino desde la perspectiva socialista.

Al parecer, en la mencionada vía había una fábrica de corsés, donde se colocó un gran cartel solicitando 20 maquinistas. Como el cartel estuvo a la vista del público durante varias semanas, la redacción de El Socialista quiso conocer las condiciones en las que se desarrollaba el trabajo en dicho taller. Sus investigaciones fueron publicadas en el semanario.

En primer lugar, el periódico averiguó que la obrera que pretendiera trabajar en dicho taller tenía que aportar su propia máquina de coser, una evidente manera de ahorrar en inversión de capital. Si la máquina se estropeaba o se inutilizaba, el arreglo salía del jornal de la trabajadora, es decir, que se debía recomponer a sus expensas.

Los corsés se pagaban a 10, 12 y 20 céntimos de peseta, cada uno. Pues bien, en ellos se empleaban hilos de tres colores, que les obligaban a comprar en el taller a 40 céntimos el carrete, cuando, al parecer, en las tiendas no superaban los 30 céntimos. Parece que, de forma un tanto arbitraria, no era raro que en la fábrica les descosiesen gran parte de los corsés, seguramente argumentando que no estaban bien cosidos, por lo que el consumo de hilo se disparaba. Al final, había semanas que muchas trabajadoras no recibían más que la cuarta parte del jornal, ya fuera por el hilo, ya por averías en sus máquinas.

Ahí estaba la causa de que el cartel no se quitase, ya que muchas obreras no duraban más que una semana.

Hemos consultado el número 30 de El Socialista.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.