Quantcast
ÚNETE

El centro de acogida de menores de la Casa de Campo, un recurso de emergencia

  • Escrito por Ximena Hessling
  • Publicado en Crónicas

El centro de acogida de menores extranjeros no acompañados, situado en la Casa de Campo, se puso en marcha como dispositivo "de emergencia", por lo que no puede ser "una solución permanente", según los sindicatos CCOO y CSIT-Unión Profesional.

Los vecinos de Casa de Campo y Batán se concentraron el pasado 5 de julio para pedir la recuperación del antiguo uso del albergue juvenil Richard Schirrmann, donde actualmente funciona el centro de acogida, en un entorno en el que, según sus denuncias, hay "una oleada de violencia que provoca inseguridad" entre los residentes en la zona.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, instó a la Comunidad de Madrid a buscar soluciones al problema que generan estos menores extranjeros no acompañados, como trasladarlos a otras zonas o adoptar programas que los mantengan "ocupados".

El consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, aseguró que los problemas afectan "a un número muy limitado" de los 66 residentes en el centro de la Casa de Campo y que se ha acordado un trabajo conjunto de las tres administraciones -central, autonómica y local- para "buscar una solución en el medio plazo" que permita la inserción social de estos chicos.

El delegado sindical de CCOO en residencias infantiles, José Manuel Íñiguez, explica a Efe que el centro de la Casa de Campo se puso en marcha a finales de 2018 como dispositivo "de emergencia" para resolver el problema de hacinamiento que había en el centro de primera acogida de Hortaleza, pero no puede ser "una solución permanente".

Según Íñiguez, la Dirección General de Infancia, Familias y Natalidad de la Comunidad de Madrid se plantea hacer un plan general en el que el formato de atención se aleje de la concentración de los menores extranjeros no acompañados, lo que "esto acarrea problemas en el entorno", para crear dispositivos más pequeños que facilitan la individualización y la integración social de estos chicos.

No obstante, precisa el representante de CCOO, hay menores que tienen un buen pronóstico de integración, con los que se puede trabajar en los centros de acogida, mientras que hay otros -una minoría- que presentan "un deterioro muy grande y que requieren otro tipo de medidas de prevención o de intervención social".

Ante las quejas de los vecinos del Batán de que no pueden salir a la calle, Íñiguez aboga por plantearse una alternativa más diversificada que de alguna manera acabe con el centro de la Casa de Campo, que fue "una solución de urgencia" y "no se planteó en ningún momento que tuviera un carácter estable".

"Un centro con 70 plazas como el de Casa de Campo es totalmente anacrónico, porque los modelos actuales no pasan de 30 ó 35 para facilitar la individualización y la integración social", subraya el delegado de CCOO.

Íñiguez opina que "no tiene mucho sentido" mantener el centro de la Casa de Campo con 70 plazas y "hay que intentar buscar alternativas para su desmantelamiento", aunque reconoce las dificultades de poner en marcha recursos más pequeños, que tienen un menor impacto sobre el entorno, por el rechazo que suscitan en las comunidades de vecinos o en los municipios donde se habilitan.

Fuentes de CSIT-Unión Profesional indican que desde febrero de este año, por la crisis sanitaria del coronavirus, no se ha vuelto a reunir la comisión de seguimiento del acuerdo firmado en la anterior legislatura, en octubre de 2018, por el Gobierno regional y los sindicatos CCOO, UGT y CSIT-Unión Profesional para reforzar los centros de primera acogida de menores de la región, con la creación de 238 plazas públicas y concertadas.

En virtud de ese acuerdo, para resolver los problemas de sobreocupación y hacinamiento por la llegada de menores extranjeros no acompañados a la Comunidad de Madrid, la Administración regional habilitó el albergue juvenil Richard Schirrmann, además de una serie de recursos repartidos por la región.

CSIT-Unión Profesional está a la espera de que la Administración madrileña convoque a los sindicatos para evaluar la situación actual de cada uno de los centros de menores públicos de la Comunidad y revisar las ratios de profesionales y menores atendidos.

Este sindicato insta al Gobierno regional a aportar soluciones y proponer nuevas ubicaciones para los centros de primera acogida de menores, a pesar del "rechazo social que provoca un retraso para la apertura de nuevos recursos". EFE.