Quantcast
ÚNETE

La Masia vuelve a contar para el Barça

  • Escrito por Sergi Escudero
  • Publicado en Deporte

Con la certificación de Josep Maria Bartomeu, el presidente del FC Barcelona, de que Ansu Fati (2002), Riqui Puig (1999) y Ronald Araújo (1999) tendrán ficha la temporada que viene, resulta evidente que La Masia vuelve a contar para el Barça.

"A estos jugadores, por su evolución y por su formación actual, les toca tener ficha del primer equipo. Creo que es una buena noticia para el barcelonismo que el B vuelva a aportar jugadores al primer equipo", dijo el máximo mandatario azulgrana en una entrevista a 'Mundo Deportivo'.

Esta decisión se enmarca en un verano en el que serán muy difíciles los traspasos en el mundo del fútbol a causa de la flacidez económica por la crisis del coronavirus y en un final de etapa de algunos jugadores del Barça, los cuales aún no está nada claro si seguirán o no en la disciplina azulgrana un curso más.

Ivan Rakitic, Samuel Umtiti y Ousmane Dembélé cumplen estas características y, si finalmente se marchan, sus minutos podrían ser utilizados a partir de la temporada que viene por Riqui Puig, Araújo y Ansu Fati, respectivamente.

Con estas tres fichas confirmadas se hace justicia a una generación de jugadores de La Masia que ayer se quedó a las puertas del ascenso a la Segunda División A al perder ante el Sabadell por 1-2 en la final de la promoción y que en 2018 ganó la UEFA Youth League a las órdenes del mismo entrenador que ayer: García Pimienta.

Ansu Fati, Riqui Puig y Araújo son las caras visibles de un grupo talentoso en el que también llaman a la puerta nombres como Álex Collado (1999), Monchu (1999), Ilaix Moriba (2003) o Iñaki Peña (1999).

De los tres escogidos ayer solo estuvo presente en el terreno de juego Araújo a causa de que Quique Setién quiere reservar a Ansu Fati y a Riqui Puig para que tengan protagonismo en la Champions League con el primer equipo. Precisamente el central uruguayo se hizo un esguince de tobillo en el tramo final del encuentro que le hace ser duda para el partido de vuelta ante el Nápoles.

El de Bissau fue la gran sorpresa de este curso. Con solo 17 años (16 cuando debutó), y saltando directamente del juvenil al primer equipo, se ganó tener minutos en una delantera con nombres como Leo Messi, Luis Suárez y Antoine Griezmann.

Y sus números indican que no los desaprovechó: ocho goles y una asistencia en 1.355 minutos disputados entre Liga, Champions League y Copa del Rey.

Más esporádicas fueron las apariciones en el primer equipo de Riqui Puig, quien disputó la mayor parte de la temporada con el filial a pesar de que en el curso anterior ya había debutado con los mayores y que es una de las grandes ilusiones del barcelonismo de cara al futuro.

No fue hasta después del parón por el coronavirus que el de Matadepera cogió protagonismo a causa de las bajas en el centro del campo y de su talento atrevido.

Antes del parón tan solo había disputado 22 minutos en Liga y 71 en Copa del Rey con el primer equipo. En cambio, entre junio y julio acumuló 485 minutos en Liga y en cinco ocasiones fue titular.

Por otro lado, la llegada de Araújo al primer equipo está íntimamente ligada a la escasez de jugadores del Barça en la posición de central y a las recurrentes lesiones de Umtiti. La mayor parte de sus 235 minutos en Liga han tenido lugar después del parón, igual que sus dos titularidades.

Si alguno de ellos tres logra hacer carrera en el primer equipo será el primero que lo conseguirá desde Sergi Roberto, quien debutó en la temporada 2010-2011 a las órdenes de Pep Guardiola y empezó a ser un habitual de los onces titulares cuando en la 2015-2016 Luis Enrique lo situó en el lateral derecho.

Marc Bartra, de la misma quinta que Roberto hizo las maletas en 2016 después de cuatro temporadas en la primera plantilla en las que fue de más a menos.

Prácticamente no contó para el entrenador asturiano en su último curso como azulgrana. También encadenó varias temporadas el actual guardameta del Valladolid, Jordi Masip (de la 2014-2015 a la 2016-2017), pero su papel como tercer portero fue muy residual.

Otros como Munir y Sandro tuvieron sus momentos de gloria en el Barça, sobre todo el primero, pero acabaron buscándose destinos alejados del Camp Nou por culpa de la falta de minutos.

La lista de canteranos que parecían destinados a triunfar con la camiseta azulgrana y que no encontraron su hueco se amplía a nombres como Marc Cucurella, Sergi Palencia, Abel Ruiz o Carles Pérez. EFE.