Quantcast
ÚNETE

¿25 alumnos pueden formar una "clase burbuja"?

Una trabajadora del centro de educación infantil “Mi pequeña escuela”, en la pedanía murciana de La Alberca, cuenta un cuento a varios niños. EFE/Marcial Guillén Una trabajadora del centro de educación infantil “Mi pequeña escuela”, en la pedanía murciana de La Alberca, cuenta un cuento a varios niños. EFE/Marcial Guillén

El Gobierno permitirá a las comunidades que los llamados grupos de convivencia o "clases burbuja" en Infantil y Primaria, para evitar contagios, puedan ser de más de 15 o 20 niños, en contra de lo que se fijó en un principio, lo que hará que al final las aulas sean como las habituales.

"Las clases burbuja tendrán 25 alumnos. En mi clase del curso pasado había 25 alumnos. Mi clase del año pasado ya era una clase burbuja". Es el silogismo utilizado por "Maestra de Pueblo" -profesora y escritora que bajo ese pseudónimo narra su vida real en internet- para explicar en un tuit que el próximo curso las clases van a ser como las de siempre a pesar de la pandemia.

Fue esta semana cuando Educación y Sanidad completaron con las aportaciones de las autonomías una Guía de Recomendaciones para el curso 2020-21 en la que se especifica que en Infantil y Primaria "se puede optar por la alternativa de establecer grupos estables de convivencia de entre 15 y 20 alumnos", cuyos integrantes podrían interactuar sin necesidad de mantener la distancia interpersonal o llevar mascarilla.

Y se añade: "Las consejerías de Educación podrán flexibilizar el máximo del alumnado para formar estos grupos, siempre que la autoridad sanitaria de dicha comunidad lo autorice".

Esta opción es preferentemente para Infantil y primero y segundo de Primaria, aunque previamente se había previsto hasta cuarto de Primaria (9 años). La flexibilización en el número de alumnos es criticada, en declaraciones a Efe, por varios sindicatos docentes que recuerdan que las ratios establecidas en la actualidad son de 25 alumnos por clase en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato.

Desde STES, su portavoz, José Luis López Belmonte, señala que es "una barbaridad" aumentar en más de 15 o 20 alumnos las "aulas burbuja" porque no se siguen ni las recomendaciones de la OMS ni del Consejo Escolar del Estado.

Especifica que en Melilla, donde él es profesor, la media sobrepasa los 29 alumnos por aula en centros de Infantil y Primaria. "No se cumplen los máximos por aula y a día de hoy no sabemos qué va a pasar el próximo curso", lamenta.

"Las agrupaciones convivenciales de las que habla Educación no van a poder funcionar de manera aislada, sin relacionarse con el resto de personas del centro educativo", apunta STES.

Por ejemplo, un colegio de Infantil y Primaria puede contar con 20 clases y para que cada una de ellas pudiese funcionar como una agrupación independiente, sin contacto con las demás, debería establecer 20 turnos distintos de entrada, 20 recreos diferentes o 20 turnos de salida.

"Algo completamente imposible", opina STES, que aporta la solución de llegar a un nivel de inversión en educación de al menos del 5 % del PIB.

Para la responsable de Enseñanza de UGT, Maribel Loranca, "las aulas burbuja como concepto tienen interés siempre que se ajusten a unas determinadas condiciones, que exigirían un compromiso de las administraciones educativas para una mayor inversión y reforzar las plantillas docentes, adecuar espacios y un plan tecnológico".

Loranca cree que todo eso es un reto que no se ha querido afrontar y se pretende "volver a una nueva normalidad educativa a un coste mínimo".

NÚMERO DE ALUMNOS POR ETAPAS

En el curso 2017-18, las enseñanzas con mayor número de alumnos por grupo eran Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato, con 25,2 y 26,0 alumnos, respectivamente, según el informe "Sistema estatal de indicadores de la educación 2020" del Ministerio de Educación, con datos de enseñanza no universitaria de ese curso.

Le siguen Primaria (21,9 alumnos), Formación Profesional (FP) de grado superior (21,0), FP de grado medio (19,1) e Infantil (17,6). Los grupos de menor tamaño medio aparecen en la FP Básica (12,3) y en Educación Especial específica, con 5,3 alumnos de media.

Según la OCDE, el tamaño de la clase interesa por su "potencial influencia" en el rendimiento del alumnado, aunque distintas pruebas demuestran que, en general, esa influencia "es escasa, excepto sobre grupos específicos de alumnado".

Ahora, junto al rendimiento académico, lo que preocupa es si el número de alumnos por clase provoca un mayor riesgo de contagio de la covid-19.

Respecto a la titularidad de los centros, el número medio de alumnos por grupo educativo en centros públicos y privados es similar en Infantil y FP, y la diferencia es de aproximadamente un alumno menos por grupo en los públicos respecto a los privados para ESO y Educación Especial.

La desigualdad es mayor en Primaria, FP Básica y FP de grado medio, donde los grupos de los centros públicos tienen menos alumnos que los privados (3,5 alumnos menos en Primaria, 2,4 menos en FP Básica y 2,3 menos en FP de grado medio).

En Bachillerato, por el contrario, los privados tienen 1,6 alumnos menos que los públicos. Por otra parte, en 2017 el número medio de alumnos por grupo en Primaria estaba entre 21,2 y 19,8 en los 23 países de la UE que forman parte de la OCDE. Ese ratio varía desde los 26,7 alumnos por grupo del Reino Unido a los 15,9 de Luxemburgo, y era de 21,9 en España.