Quantcast
ÚNETE

El sello "Hostelería Segura" devuelve a la vida la calle Laurel de Logroño

  • Escrito por Eduardo Palacios
  • Publicado en Crónicas

La calle Laurel de Logroño, una de las zonas gastronómicas emblemáticas de España, recupera el pulso y "vuelve a la vida" gracias al esfuerzo de los hosteleros para cumplir todos los protocolos de seguridad necesarios para obtener el sello "Hostelería Segura", concedido por primera vez en el país a un conjunto de bares y restaurantes por estar libre de la COVID-19.

Hace algo más de tres meses, el coronavirus llenó de temor esta zona del casco antiguo de Logroño, en la que muchos creían que algunos de sus pequeños bares no volverían a abrir y se perderían del imaginario de los riojanos y sus visitantes los "champis", "zorropitos", bocatitas de oreja, patatas bravas, setas a la plancha, "matrimonios" y otras delicias gastronómicas que se ofrecen en la calle Laurel.

Pero el esfuerzo por "aguantar" ha dado sus frutos y no solo la mayor parte de bares y restaurantes han reabierto, sino que lo hacen con una llamada a la confianza de sus visitantes, a los que quieren garantizar que pueden volver con seguridad.

El "sello" de confianza es el distintivo "Hostelería Segura", que ha entregado a unos 70 establecimientos de Laurel el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, en un acto en el que han participado también el alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza; y el presidente de esta calle emblemática, Fernando Elías.

La COVID-19 sigue presente y es una amenaza, han reconocido todos los asistentes, pero si los ciudadanos mantienen una actitud responsable y se respetan los protocolos a los que todos los bares se han comprometido, el ocio y el turismo volverán a los recovecos y a los locales estrechos de una de las calles más conocidas de Logroño, de La Rioja y del mapa gastronómico y vitivinícola de España.

Desde hace semanas los hosteleros de Laurel son conscientes y reconocen en privado y en público que, por encima de su propio trabajo y de sus esfuerzos, la "clave" de su desescalada es la confianza de los visitantes.

Ese es el motivo por el que han dado el paso adelante para ser los primeros de España en certificarse como "seguros" y garantizar que van a cumplir de forma estricta los protocolos de limpieza y aforo, principalmente.

Así, "la senda de los elefantes", como se conoce a esta calle, quiere recuperar la vida y el pulso, aunque, según reconocen sus hosteleros, lo "principal" es la responsabilidad de sus grupos de visitantes.

Porque "no somos nórdicos" y "nuestra forma de vivir el ocio es en la calle", ha reconocido el presidente de Hostelería de España, "pero no hay que dejar de tener responsabilidad para poder seguir abiertos".

Este sello es "un ejemplo de la responsabilidad de todo el sector en España" y de que "somos conscientes de que tenemos que dar confianza a los clientes".

Yzuel ha mostrado su satisfacción porque "una de las cinco mejores calles gastronómicas de España, como es Laurel, haya dado el primer paso" para obtener este sello de forma conjunta, "algo que ha implicado un esfuerzo importante de los hosteleros y sus trabajadores".

"Se ha hecho un gran esfuerzo para aguantar y se ha hecho todo lo que se podía hacer para reabrir", ha afirmado el presidente de Laurel, Fernando Elías, quien ha asegurado que un 80 por ciento de los establecimientos de la zona han conseguido abrir ya sus puertas.

Ha destacado que en los primeros días de apertura "la gente está siendo muy responsable", no solo en el interior de los establecimientos, y ha incidido en la importancia de mantener esta actitud, en la distancia social y la higiene.

Porque "no estamos libres del coronavirus", "hay que mantener la preocupación para no volver a caer" y "este sello es una muestra de que los hosteleros de esta zona han puesto todo de su parte".

"En marzo fuimos la primera zona de este tipo en España que cerró en bloque, de forma preventiva, y ahora somos los primeros en decir, de forma conjunta, que hemos puesto todo lo que está en nuestras manos para volver", ha concluido.

Laurel y sus calles cercanas son "un símbolo" de la capital riojana y, "quizá, su principal atractivo turístico", gracias "al esfuerzo que han hecho los hosteleros durante años por renovarse" y "ofrecer un servicio cada vez más exquisito", ha asegurado el alcalde de la capital riojana.

Por ello, "ser los primeros en obtener de forma conjunta este sello es otro símbolo de su trabajo y su esfuerzo" y ahora "lo que toca es volver a la calle Laurel, tener confianza y, a la vez, ser responsables con la distancia social en el exterior de los bares". EFE.