Quantcast
ÚNETE

David Ramírez ofrece un retrato sincero de cómo convivir con la COVID

  • Escrito por Sergio Andreu
  • Publicado en Crónicas
David Ramírez, autor de "Tal cual".EFE/ Marta Pérez David Ramírez, autor de "Tal cual".EFE/ Marta Pérez

"Tal cual", el diario autoparódico de David Ramírez, acaba de ver la luz, tres meses más tarde de lo previsto por culpa de la pandemia, tiempo en el que ha tenido que hacer frente a una realidad bien distinta: su marido enfermó grave de COVID, en un giro argumental (con final feliz) que ha sabido narrar en viñetas.

La vida es paradójica, y si marzo iba a ser la fecha de puesta de largo de "Tal cual" (Norma), unos relatos en los que este dibujante aborda con humor la cotidianidad de la vida doméstica con su esposo Iván, todo cambio cuando éste, trabajador sanitario en un ambulatorio, contrajo la COVID-19, explica el autor a Efe.

Ramírez (Tortosa, 1974) tenía pensado, hasta el comienzo de la pandemia, dar continuidad durante 2020 a ese diario autobiográfico "de un adicto al azúcar", que inició en 2019 para colgar en redes sociales, pero que Norma, editorial para la que trabaja desde 1997 ("Minimonsters" y "Dinokid"), le propuso convertir en un primer libro.

"Entonces pasó lo que pasó, la COVID paralizó el mundo y dejé de hacer páginas porque no me veía dibujando la vieja normalidad. Todas las ideas que tenía apuntadas no eran factibles, lo normal no era ya posible como gag: ir al cine, salir de compras, ver a mi madre (que vive en Tortosa)..." recuerda Ramírez, quien se define, no obstante, como un hombre bastante casero y aclimatado a los encierros.

Cualquier intención de contar la banalidad "tontorrona" de la intimad se disipó por completo cuando su marido, sin factores de riesgo por patologías previas ni por edad, comenzó a tener síntomas de la enfermedad y finalmente se confirmó que la había pillado.

Esas semanas de hospitalización, de falta de contacto entre ellos, de mejoras y recaídas, y de convivir luego ya con el enfermo en casa, asediado por las informaciones apocalípticas que llegaban de fuera en los días más duros de abril, se impuso sobre lo demás.

"Los doce días que él estuvo muy mal dejé de dibujar porque no me podía concentrar. Pero necesitaba expulsar todo el mal rollo acumulado, y hasta que no comencé a exorcizarlo en forma de viñetas no me quedé tranquilo.

De hecho, fue él, cuando llevaba dos o tres días de bloqueo creativo, quien me sugirió que dibujara lo que estábamos pasando por la COVID", resume sobre la gestación de "COnviVIenDo 19 días", título con el que ha bautizado esta nueva serie. Al principio no lo tenía muy claro.

"No sabía si me veía con cuerpo para tratar una idea tan peliaguda y tan reciente, pero reflexioné y me di cuenta de que tenía un montón de ideas, que había chicha para parar un tren. Pero, eso sí, con todo el tacto del mundo. El protagonista era mi marido y no quería un divorcio", bromea.

También fue Iván el primero en ver las páginas, convaleciente en casa -donde tenían que mantener estricto distanciamiento, conviviendo en espacios separados- y que recibía en el móvil.

"Era una forma de decirle: no estoy a tú lado, pero te estoy dibujando...", explica David sobre esas viñetas iniciales que sólo subió a las redes cuando su pareja estuvo ya fuera de peligro.

"No sabía si iban a funcionar, pero la recepción fue buena. Incluso profesionales de la sanidad me han llegado a decir que casi sirve como guía que seguir en caso de tener a un enfermo de COVID en casa: los guantes que usábamos incluso en casa, el no compartir habitación, las desinfecciones... todo", señala.

Su marido ya se encuentra bien, aunque con algunas secuelas, pero la serie sigue viva en las redes sociales porque se está narrando "en diferido" desde el pasado 12 de abril, cuando se publicó la primera. "Es una enfermedad muy cabrona, pero es cuestión de tiempo.

Creo que hemos sufrido más su familia y yo que Iván, porque él se veía muy bien cuidado en el hospital. No tuvo esa sensación de 'no voy a salir de ésta'. Mientras que los que estábamos fuera, como no teníamos contacto visual, llegamos a tener ese miedo", comenta el dibujante, que llegó a plasmar en viñetas esos temores. Sin duda, "COnviVIenDo 19 días", será la versión 2020 de "Tal cual".

Ramírez tiene previsto darla por acabada cuando dibuje el momento en el que su marido dio negativo a la COVID y pudieron, por fin, abrazarse. "Fueron muchas semanas de monotema, sin contacto físico, cincuenta días sin tocarlo, y costaba, porque cuando vives con la persona que quieres, instintivamente, quieres tocarle. Dormíamos en habitaciones separadas.

Tras cuarenta días durmiendo en él, le cogí cariño al sofá", se ríe el autor, que no ha recibido críticas de los "trolls" digitales por mostrar con "total sinceridad" su intimidad. "Me parecía bien tratar el tema de la COVID dándole un tinte humorístico.

No hay que tenerle miedo a la enfermedad, pero leyendo esta historia queda claro que no se le puede perder el respeto. He querido darle un toque de buen rollo, aunque no era factible siempre, y por eso opté por ser sincero, que es algo que se nota y que el público agradece en esta montaña rusa de emociones", resume el dibujante. EFE.