Quantcast
ÚNETE

Las sanitarias serán las más perjudicadas psicológicamente por la crisis

  • Escrito por Divina Beas
  • Publicado en Crónicas
A pesar de que se han ofrecido soluciones por parte de los hospitales para hacer consultas psicológicas a sanitarios y también a enfermos y familiares, no se dan de forma inmediata sino que en muchos casos son consultas telefónicas y a veces se atienden al cabo de unos días. EFE/EPA/SEDAT SUNA/Archivo A pesar de que se han ofrecido soluciones por parte de los hospitales para hacer consultas psicológicas a sanitarios y también a enfermos y familiares, no se dan de forma inmediata sino que en muchos casos son consultas telefónicas y a veces se atienden al cabo de unos días. EFE/EPA/SEDAT SUNA/Archivo

 Las profesionales sanitarias que han trabajado intensamente durante los meses de la pandemia serán las más perjudicadas por el doble papel que, mayoritariamente, asumen en el trabajo y también en casa, atendiendo y organizando a mayores y pequeños.

Así lo ha dicho, en una entrevista con Efe, la neuropsicóloga Ana Escanilla, portavoz de la Agrupación de Psicólogos de Cataluña, que ha alertado no sólo de la posible aparición de depresiones sino también de trastornos por estrés postraumático, tras vivir situaciones de gran angustia y que pueden tardar meses, e incluso años, en aparecer.

Los síntomas del trastorno de estrés postraumático por lo general se agrupan en cuatro tipos: recuerdos intrusivos, evasión, cambios en el pensamiento y en los estados de ánimo, y cambios en las reacciones físicas y emocionales, y pueden variar con el paso del tiempo o según la persona.

El hecho de que los sanitarios en general sepan que en otoño, o antes, pueda producirse de nuevo una situación de pandemia similar a la vivida tampoco ayuda a que se relajen y busquen consejo psicológico, ha indicado la neuropsicóloga.

"Están obligados a estar al pie del cañón y con las vacaciones de verano condicionadas a lo que pueda pasar en otoño", ha indicado. A su juicio, las autoridades sanitarias deberían haber recurrido a la larga experiencia de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF), que obliga a su personal a tener una entrevista con un psicólogo cada semana, lo que facilita la detección de posibles traumas en cuanto aparecen los síntomas.

En MSF tienen "grandes expertos en este tema" y un protocolo de actuación, que podía haber venido muy bien a la hora de afrontar la atención psicológica a los sanitarios, especialmente a muchas mujeres, que han visto como a la doble jornada ya habitual ahora se añadía el componente angustioso de llevar un posible contagio a casa.

"La población femenina de la sanidad, desde doctoras, enfermeras, auxiliares a celadoras, administrativas y limpiadoras será la gran afectada por la pandemia de la COVID-19 a nivel psicológico", ha sentenciado.

Tras jornadas de doce horas o más, las sanitarias han llegado a sus casas, donde se encontraban con hijos a los que ayudar en los estudios o con padres y madres mayores a los que atender.

Los hoteles para sanitarios se deberían haber puesto inmediatamente a disposición del personal sanitario, en su opinión, porque habría desestresado en gran medida a estas profesionales.

"Deberíamos haber tenido un ejército de psicólogos desde el primer minuto, atendiendo a sanitarios y pacientes, incluso durante lo más álgido de la pandemia", ha argumentado.

A pesar de que se han ofrecido soluciones por parte de los hospitales para hacer consultas psicológicas a sanitarios y también a enfermos y familiares, no se dan de forma inmediata sino que en muchos casos son consultas telefónicas y a veces se atienden al cabo de unos días, Escanilla ha indicado que si el daño emocional no se trata bien, la repercusión del mismo a largo plazo "es muy grande" en los afectados y puede llegar a suponer más bajas laborales, "además del largo padecimiento de la persona que lo sufre".

Por lo que se refiere al sufrimiento emocional que han padecido miles de familias, que han visto como ha fallecido un ser querido sin poder estar a su lado, la neuropsicóloga ha recomendado hacer una ceremonia de despedida en cuanto se pueda, "para compartir el dolor y la pérdida".

"Estos rituales son buenos, ayudan a reducir el sufrimiento y a despedir a las personas queridas", ha concluido la especialista. EFE.