LA ZURDA

Menú por whatsapp y entrega a domicilio: empresas comida casera se reinventan

Las empresas de comida casera se han tenido que "reinventar" para mantenerse a flote durante el estado de alarma por la crisis del coronavirus, periodo en el que muchas han optado por crear grupos de Whatsapp en los que informan del menú del día a sus clientes y, si lo requieren, los entregan a domicilio.

Es verdad que el confinamiento ha provocado que a mucha gente le haya dado por cocinar ahora que dispone de más tiempo, pero hay otras personas, especialmente los mayores, que tienen más limitaciones y recurren a este servicio.

La mayoría de estos negocios de comida casera han limitado su horario de apertura hasta las 15:30 o 16:00 horas y, aunque suelen ser empresas familiares, también se han visto obligadas a reducir el número de empleados, hasta que se recupere la normalidad, por seguridad y por la caída de la facturación, sobre todo durante los días previos y primeras jornadas del estado de alarma.

En algunos casos, la facturación cayó hasta un 60 por ciento porque la gente acudió en masa a las cadenas de supermercados ante el temor a quedarse sin alimentos, pero poco a poco han ido recuperando a su clientela e incluso han captado a otra, la mayoría personas mayores o que viven solas y que antes comían en el trabajo o en bares.

Para este periodo excepcional cuentan con una oferta diaria de una decena de platos de media, según ha detallado a Efe la propietaria de "A la Antigua", un establecimiento que abrió hace casi cinco años en el casco antiguo de Sevilla.

"Nos estamos adaptando a las nuevas circunstancias, no queda otra", asegura convencida de que el confinamiento va a durar más tiempo del que se ha decretado en principio. Es por eso que ha introducido novedades, como la de ampliar su radio de acción hasta cuatro kilómetros para el reparto a domicilio y fomentar la colaboración con otros comercios de barrio: una carnicería, una pescadería y una frutería, en los que adquieren los productos para elaborar sus menús, aunque hay menos variedad desde que se decretó el estado de alarma porque han disminuido los proveedores.

Al igual que el resto de establecimientos que pueden abrir durante el estado de alarma, las empresas de comida limitan su aforo a una o dos personas -dependiendo de la superficie del establecimiento- y han reforzado las medidas de higiene con desinfectantes de manos para la clientela y, por supuesto, para los trabajadores, que también usan guantes desechables y mascarillas.

Antes de entregar la comida a domicilio se cambian de guantes y nunca entran en las viviendas, las dejan en la puerta, y de regreso al establecimiento se vuelven a desinfectar las manos, para lo que llevan consigo un bote de hidroalcohol.

Para más seguridad, a los clientes a domicilio les recomiendan que tiren la bolsa exterior y que se laven las manos antes de introducir los recipientes en el frigorífico, y confiesan que además de llevarles la comida, a veces actúan como psicólogos y tratan de animar desde la puerta, si hace falta "cantándoles algo" incluso con la mascarilla puesta a quienes viven solos.

Las recetas son tradicionales: lentejas con verduras, sopas variadas, croquetas, puchero de garbanzos con "pringá" incluida, pasta o arroces y hasta potaje de vigilia, además de postres caseros, entre los que han incluido para estos días torrijas y pestiños, los dulces típicos de la Semana Santa.

Todos los productos que utilizan son frescos, sin conservantes ni colorantes, y las recetas son "muy fieles a la tradición" tanto si son platos nacionales como internacionales.

Además de la comida, los propietarios y trabajadores de estos establecimientos se han prestado a llevarle a los clientes de edad más avanzada otros productos que necesiten, por ejemplo de los supermercados o fruterías, cuando se desplazan a sus domicilios, como ha contado a Efe Antonio, que regenta dos empresas similares en la capital andaluza, una de ellas en el centro. "Les echamos una mano, todos somos solidarios, queremos arrimar el hombro, esperamos que los políticos saquen conclusiones de todo esto", ha concluido. EFE.