LA ZURDA

Un arcoiris de optimismo para acercar Cuzco y Valladolid: "La vida es bella"

  • Escrito por Óscar R. Ventana
  • Publicado en Crónicas

Los arcoiris se han convertido en uno de los símbolos de esperanza en esta crisis del coronavirus. Miles de niños han compartido sus sentimientos con dibujos que tratan de levantar el ánimo de sus vecinos, como si les dijeran que estamos todos en el mismo barco.

Pero hay también miles de circunstancias diferentes. La cosa se complica cuando tienes ocho años y tu padre está atrapado en Cuzco (Perú), junto a dos amigos, en un pequeño hostal al que llegaron hace ya dos semanas y que se ha convertido en una especie de 'celda' de sólo seis metros cuadrados, al encontrarse confinados por generalizarse las medidas preventivas para evitar los contagios de coronavirus.

La situación de estos tres vallisoletanos sigue igual, después de que se frustrara la ventana de oportunidad de regreso que hubo el fin de semana, cuando Iberia programó un vuelo, pero finalmente quedó anulado al cerrar el Aeropuerto Internacional de Lima.

Todos estos contratiempos no han bajado el ánimo de Miranda, hija de ocho años de uno de los confinados en el hostal cuzqueño, que desde Valladolid ha trazado una especie de arcoiris imaginario y cargado de optimismo para intentar mantener el ánimo de su padre intacto, para hacerle ver que existen 'baldosas amarillas' para cruzar el Atlántico y regresar a casa.

"A pesar de la tristeza de llevar una semana casi sin noticias de la embajada para nuestra repatriación hoy se me hace un día maravilloso por las poesías que me ha mandado mi hija Miranda", ha explicado a Efe Marcos Esteban, agradecido por el apoyo recibido desde España, pero frustrado por las dificultades para un regreso que las autoridades vinculan con el levantamiento de las medidas de confinamiento.

En la distancia, su pequeña trata de compensar con palabras: "No hay mejor medicina para ser feliz que tener pensamientos alegres.

Me dijeron que al final de la tormenta encontraría el arcoiris. La lluvia no solo moja...también pinta los cielos", son algunas de las frases dedicadas por Miranda a su padre.

Ayudada de la tecnología y de su madre, la pequeña ha enviado por wasap las fotografías de sus dibujos, todos ellos marcados por la ausencia, al finalizar sus escritos con la frase: "Para papá, que está atrapado en Perú".

Pero ella misma le devuelve a su padre lo que parece haber ido sembrando en estos ocho años de vida, ya que le recuerda que él siempre dice que "la vida es bella y que la vida es amor".

"Be happy, juntos somos fuertes", titula otro de sus dibujos, que tienen el nexo del arcoiris como ilustración dedicada a su padre y sus compañeros de vivencia, a quienes recuerda que tienen que soportar la "lluvia" para llegar a ver esa imagen colorida pintada en el cielo.

"Tengo el alma hecho de colores", recalca la pequeña Miranda. Las palabras y los dibujos se han convertido para Marcos Esteban en un asidero emocional, algo a lo que agarrarse para mantener el ánimo, consciente de algo: "Tus ángeles siempre están donde hay señales de su presencia", como le escribe su hija, quien, como si fuera ya una adolescente, le aconseja que intente ser "un arcoiris en la nube de alguien". EFE.