Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

El IBEC estudia en miniriñones cómo el SARS-CoV-2 infecta las células humanas

Nuria Montserrat, (en la imagen), del IBEC.EFE/ Marta Pérez Nuria Montserrat, (en la imagen), del IBEC.EFE/ Marta Pérez

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), liderados por la profesora Núria Montserrat, están estudiando, en colaboración con científicos de Suecia, Canadá y Austria, cómo el coronavirus SARS-CoV-2 infecta las células humanas.

Según ha explicado Montserrat, para llevar a cabo este estudio están utilizando miniriñones, así como otros cultivos celulares, como organoides cardíacos, con el objetivo de explotar estos miniórganos para entender mejor cómo funciona el virus.

En concreto están estudiando el papel del receptor 'Angiotensin converting enzyme' (ACE2), una de las vías que el virus SARS-CoV-2 utiliza para entrar en el cuerpo humano. "La comunidad científica de todo el mundo está poniendo mucho de su parte para frenar esta pandemia.

Tenemos que entender muy bien cómo funciona este virus. En esta colaboración internacional, nuestros colaboradores, expertos en genética molecular y virología están explotando nuestros cultivos celulares para probar tratamientos para que este virus deje de replicarse e infectar nuestras células", ha avanzado Montserrat.

Los investigadores del IBEC están trabajando intensamente estos días para validar el efecto de posibles tratamientos que puedan frenar o atenuar la capacidad del virus de replicarse en el cuerpo humano.

"Que expertos de todo el mundo hayan acudido ahora a los investigadores del IBEC se debe a que somos pioneros en el uso de la bioingenería para crear miniórganos que, como las vías respiratorias, también sufren el efecto de la infección", ha resaltado Montserrat.

En concreto, el grupo de Montserrat está especializado en la generación de 'mini-riñones', que son unos cultivos celulares que capturan la complejidad de este órgano. "Colaboraciones como esta ponen de manifiesto que las técnicas de bioingeniería son imprescindibles en la medicina del futuro", ha indicado la investigadora.

Hasta ahora, la bioingeniería también ha permitido que IBEC sea pionero en el diseño de los "órganos en un chip". Mediante estos micro-dispositivos los investigadores pueden proveer de manera controlada estímulos físicos y químicos que se encuentran en el cuerpo.

Así mismo, los órganos en un chip, llevan años demostrando su capacidad de prever la eficacia de tratamientos experimentales y reducir la experimentación con animales.

"Ahora, todas estas herramientas se ponen, una vez más, a disposición de la sociedad para intentar hallar soluciones a crisis provocada por el coronavirus", ha concluido Montserrat. EFE.