LA ZURDA

Chus Burés, un orfebre adelantado a su tiempo

  • Escrito por Inmaculada Tapia
  • Publicado en Crónicas
Fotografía cedida por Chus Burés del artista en su estudio. EFE Fotografía cedida por Chus Burés del artista en su estudio. EFE

Chus Burés se define como un creador poco convencional y basta con observar sus joyas para admitir lo evidente. Es un artesano de la vieja escuela, un orfebre con una mente creativa adelantada a su tiempo no solo en las formas también en los materiales.

Con una trayectoria impecable que comenzó en los 80, en el marco de la IV muestra de Orfebrería Contemporánea, se inaugura esta mañana en la Real Academia de Bellas Artes de Madrid, una exposición con el título de "Chus Burés. Maestro orfebre".

Una muestra que considera "un pequeño reconocimiento", un "honor" que tenga lugar en un museo tan "importante", el primer museo que se creó en España, "incluso antes que el Prado", comenta el creador a Efe, que exhibirá diseños que forman parte de más de tres décadas de creación.

Decir que Burés fue el "joyero" de la movida madrileña es desconocer su extenso trabajo. Aunque, bien es cierto, que sus piezas fueron protagonistas de películas Pedro Almodóvar.

Para "Matador" creó la horquilla con la que se sujetaba el pelo Assumpta Serna y que le servía, además, de complemento mortal de sus víctimas. Un accesorio que forma parte de la exposición.

Pero esta no es su única vinculación al cine, Burés diseña, desde 1994, la Medalla de Oro que entrega la Academia de Cine Española, un homenaje a toda una trayectoria.

Después de 35 años en el mundo del diseño, Burés asegura que aún le quedan "muchos años por seguir", prueba de ello es que tiene varios proyectos entre manos, pero recopilar las piezas de la exposición le ha ayudado a reencontrase con su historia y a hacer balance.

"Me reconozco y me gusta cómo he evolucionado con los años", afirma, mientras recuerda que él fue pionero en la búsqueda de materiales alternativos, "encontrados" en cualquier lugar, en los que se basa su primera colección. "Una época muy divertida".

Ha pasado del "reciclaje", un momento donde buscaba materiales de "deshecho" para crear una pieza, a crear a partir de un concepto y buscar después los materiales más adecuados para llegar a él.

Más tarde llegó la etapa en la que indagó sobre la procedencia del oro y cómo conseguir que una creación que "a priori parece cara sea barata y viceversa".

La exposición presenta su obra acompañada de fotografías de Alberto García Alix, un artista con el que ha colaborado en multitud de ocasiones, como con Miquel Barceló, Santiago Sierra o Louise Bourgeois.

De sus continuos viajes y de su estudio de las materiales precolominos descubrió técnicas ancestrales que se ensamblan con las actuales de "orfebres de París y Nueva York", una mezcla "apabullante" con la creó una nueva colección "Past future", "con la que me lo pasé bomba".

En esta actividad sin fin, y sin intención de descanso el artista ha iniciado un proyecto "entre Nueva York y Colombia", un homenaje que quiero dedicar a este país "que me ha hecho descubrir su cultura, su forma de ser de entender la vida y con generosidad sus conocimientos".

Con el fin de no alejarse de la actualidad y aproximarse a las nuevas generaciones, el creador ha lanzado una línea joven "ChusXChus", inspirada aquellos hijos de clientas que "valoran el diseño y arte", pero no pueden adquirir una joya a precios elevados.

"Todo lo que he hecho me gusta", sentencia, una razón que le impide elegir una pieza favorita, una actitud que parte del hecho de haber tenido siempre "libertad total" en el proceso creativo.

"No me debo a la industria ni al marketing, ni siquiera a mis clientas", añade rotundo. "Soy libre", añade este artista que afirma trabajar en paralelo a las tendencias con "mucho respeto".

Ver reflejadas en cinco vitrinas parte de su obra de devuelve el reflejo de haber creado de una manera "espontánea", mientras observa satisfecho piezas que no había visto en veinte años, pertenecientes a grandes coleccionistas que las han prestado para la exposición.

"Supone un reencuentro con mi propia historia, que ahora puedo compartir con mis seguidores", concluye satisfecho Chus Burés.